JUEVES, 28 DE OCTUBRE DE 2010
Más dinero que nunca

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Sergio Sarmiento







“Cuando examinamos las cifras del gasto público en detalle nos damos cuenta de que una parte muy importante se dedica al sostenimiento de una burocracia improductiva. No es solamente la estructura del gobierno federal sino también las de los estados que viven del dinero de la federación y que tienen controles muy laxos sobre el gasto público.”


Untitled Document

Los diputados aprobaron el 20 de octubre en la madrugada la Ley de Ingresos para el 2011. Hicieron ajustes con un valor de 60 mil millones de pesos a un proyecto presentado por el gobierno federal de 3.4 billones de pesos.

A pesar de que los legisladores se vanagloriaron de haberle enmendado la plana al presidente Felipe Calderón, la verdad es que sus cambios representan solamente un 1.7 por ciento del total de ingresos.

Las modificaciones, por otra parte, fueron en buena parte juegos de cifras. Los diputados simplemente subieron las estimaciones de crecimiento económico y del precio del petróleo, y elevaron también el déficit de presupuesto, y obtuvieron con ello la mayor parte de los 60 mil millones de pesos que querían. Ninguno cuestionó el hecho de que el gobierno le esté quitando a la sociedad 3.4 billones de pesos, la mayor cifra en la historia para una Ley de Ingresos. El monto rebasa el 24 por ciento del producto interno bruto. Casi una cuarta parte de todo lo que produce el país se lo lleva el gobierno federal.

Los ingresos del gobierno federal han venido aumentando de una manera incontenible en los últimos años. Se encuentran más de 30 por ciento arriba de lo que se registraba al término del sexenio de Vicente Fox. Estamos viendo los resultados de los incrementos de impuestos decretados por el gobierno de Felipe Calderón en estos últimos años, así como la continuación de un auge en los precios del petróleo que no es consecuencia de las acciones del gobierno mexicano.

Para quienes piensan que la prosperidad de un país se mide por el monto del ingreso o por el gasto del gobierno, este aumento constante en el dinero de la administración pública es un motivo de satisfacción o de celebración. Lo que yo encuentro, sin embargo, es que los aumentos en los ingresos y en el gasto gubernamental no se han reflejado en un mejor nivel de vida de la población.

Estamos gastando más en seguridad, pero los índices de inseguridad se encuentran en sus niveles más altos de la historia. Estamos gastando más en el combate a la pobreza, pero los índices de pobreza han aumentado. Estamos gastando más en salud, pero la calidad de las instituciones públicas de salud se deteriora cada vez más. Estamos gastando más en educación, pero los niveles de desempeño de los estudiantes están por los suelos. Estamos gastando más en deportes, pero seguimos ocupando los últimos lugares en las competencias deportivas internacionales.

Cuando examinamos las cifras del gasto público en detalle nos damos cuenta de que una parte muy importante se dedica al sostenimiento de una burocracia improductiva. No es solamente la estructura del gobierno federal sino también las de los estados que viven del dinero de la federación y que tienen controles muy laxos sobre el gasto público.

Es verdad que otras naciones del mundo tienen recaudaciones más altas que la nuestra, en comparación con el producto interno bruto, y cuentan con mejores situaciones económicas y sociales. Pero esto es consecuencia de que tienen un mejor y más productivo gasto público. El nuestro, en cambio, es profundamente ineficiente.

 

• Burocracia • Petróleo • Problemas económicos de México • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus