LUNES, 6 DE DICIEMBRE DE 2010
El populismo monetario y la resaca fiscal

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“Tanto gastar y gastar y al final no sólo no pudieron revertir las caídas en el PIB y el empleo, sino que acabaron con enormes déficit fiscales, y lo peor, con niveles de endeudamiento peligrosos.”


No lo podía creer, hace unas semanas vi unas escenas por televisión en donde aparecían estudiantes quemando coches, rompiendo cristales, aventándole piedras a la policía, algunos de ellos encapuchados; de inmediato pensé en una clásica escena de vandalismo estudiantil de alguna universidad latinoamericana, pero de repente me acerqué más a la pantalla y vi que los estudiantes eran más “güeritos” y oh, sorpresa, eran estudiantes de universidades británicas haciendo vandalismo a la “latinoamericana.” ¿La razón? El anuncio por parte del gobierno de nuevas alzas en las colegiaturas como una medida para paliar el boquete fiscal inglés.

Lo mismo en Francia, España, Grecia e Irlanda (éste último con un déficit monstruoso de ¡32%!), se veían protestas, huelgas y actos vandálicos. A ver si de una vez por todas lo entiende la gente: En economía más temprano que tarde se pagan los costos de los excesos. Varios de los gobiernos europeos cayeron en el keynesianismo más ramplón del mundo (que a los políticos de izquierda les fascina, pues erróneamente creen que es el gobierno el que debe rescatar al sector privado), creer ilusamente que gastando toneladas de euros podrían paliar la crisis inmobiliaria y bancaria que se desató desde EU.

Al final no sólo no pudieron revertir las caídas en el PIB y el empleo, sino que acabaron con enormes déficit fiscales, y lo peor, con niveles de endeudamiento peligrosos (que hoy todavía son una bomba de tiempo). Y luego claro, a hacer ajustes dolorosos, a bajar salarios, a despedir burócratas, a subir cuotas y tarifas, a subir impuestos, la cruda, cruda realidad fiscal. Esto en México ya lo aprendimos excepto por las izquierdas radicales que pululan y por los no pocos economistas keynesianos que abundan en algunas universidades (esos que escriben algún documento “académico” con la firma de un rector universitario poderoso e ignorante y que proponen cosas nefastas como acabar con la autonomía del Banco de México, y regresar a los déficit fiscales de dos dígitos; irresponsables, deberían estar en la cárcel).

Y bueno, al menos hay señales en Europa de aceptación de la irresponsabilidad fiscal en la que cayeron, y ya están corrigiendo, dolorosamente, pero corrigiendo.

A las que no entiendo son a las autoridades estadounidenses. Lejos Obama de comenzar a realizar serias correcciones fiscales, nada, entra en escena la irresponsable Reserva Federal (FED) con su banquero central keynesiano a la cabeza, Bernanke, a solapar y financiar los populismos fiscales del gobierno estadounidense. Y lo peor, algunos economistas supuestamente doctos (con grados académicos de universidades del Ivy League) latinoamericanos y gringos apoyando la medida.

Vaya manera de pervertir a la moneda. El gobierno gringo pretende reanimar el producto y el empleo por la vía de una política monetaria populista (inyectar 600 mil millones de dólares). A ver, no voy a recordar a Friedman y Phelps (dos economistas competentes y laureados merecidamente con el premio Nobel de Economía) que mostraron la falacia de la curva de Philips; no hay intercambio entre inflación y desempleo (que es lo que busca el keynesiano Bernanke).

Me voy a ir más lejos en años y voy a recordar al clásico, al gran economista David Hume.

Las autoridades monetarias pueden fijar cantidades nominales como el tipo de cambio, el nivel de precios, el nivel del ingreso nacional, la cantidad de dinero, etc. Ojo, la evidencia empírica es abundante, las mismas autoridades monetarias no pueden usar su control sobre las cantidades nominales para fijar las cantidades reales (que excluyen a la inflación) como la tasa de interés real, la tasa de desempleo, el nivel de ingreso nacional real, la tasa de crecimiento real de dinero, etc.

El dinero es neutral, como bien concluyó Hume; la política monetaria sólo puede influir en variables nominales y no en reales. La inflación es el disfraz perfecto detrás de las acciones de los Bancos Centrales. La tasa natural de desempleo en EU ha rondado el 5% y ahora se encuentra en casi 10%. Obvio, el gobierno quiere revertir dicha tasa. Pero cuidado, en esta crisis, probablemente la tasa natural de desempleo cambió y lo único que puede resultar de las acciones de la FED es que dicha tasa se mantenga artificialmente a la baja, para luego, ya con inflación, regresar a los dígitos. Hoy la FED se escuda en que la inflación es de casi cero, que los consumidores no quieren gastar. A ver, más datos duros señores de la FED, el índice de precios al consumidor efectivamente es casi deflación, pero hay un indicador más amplio del nivel de precios, que no sólo incluye precios al consumidor, sino todos los precios de la economía como son los precios al productor. Dicho indicador es el llamado deflactor del producto y éste arroja ya un alza generalizada del 2% del nivel de precios. Ese número ya está cerca del límite histórico promedio (excluyendo la era Carter) de las inflaciones de las décadas recientes de EU.

Si Bernanke y sus asesores no toman en cuenta ello, sus populismos monetarios no sólo podrían causar inflación en el resto del mundo (como está de acuerdo la mayoría de los economistas), sino estanflación en EU. La mejor manera de bajar el desempleo es pagar los costos, hacer correcciones fiscales, que los consumidores corrijan el exceso de gasto en que incurrieron. Tener a las tasas de interés nominales en cerca de cero, puede ser una bomba de tiempo que estalle y provoque nuevamente una crisis financiera. Los precios reales no mienten y ello ya se ha reflejado en depreciaciones del dólar y aumentos en la cotización del oro. Con bancos centrales haciendo populismo monetario es mejor refugiarse en los activos de valor intrínseco como el oro. El dinero fiduciario es pervertido por los gobiernos y sus bancos centrales. Esa es la tragedia monetaria que parecerá proseguirá en este siglo que comienza.

Europa ya está pagando los excesos del populismo fiscal y ya hay correcciones y rescates (con un gran riesgo moral como el caso irlandés y griego; “si me rescatan hoy, mañana me puedo volver a portar irresponsablemente en materia fiscal, seguro me rescatarán”). El keynesianismo es una tesis totalmente equivocada. A ver si de una vez por todas los gobiernos aprenden. Por lo pronto en EU no hay señal de aprendizaje.

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus