MARTES, 7 DE DICIEMBRE DE 2010
Una década “ocre”

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Manuel Suárez Mier







“La alternancia partidista en el 2012, que Calderón denuncia a diario como una desgracia intolerable, se ve cada vez más apetecible.”


Una de las frases favoritas de un ocurrente amigo mío cuando quería hacer un juicio lapidario sobre algo, era que el objeto de su crítica no llegaba a mediocre sino que se quedaba en simplemente “ocre.” Estoy cierto de que si mi amigo viviera todavía, calificaría a la década de gobierno panista como absoluta y positivamente “ocre.”

La frase sacramental de la prensa, sobre todo extranjera, fue que “después de más de siete décadas de gobiernos priístas” la alternancia en el poder era muy bienvenida pues marcaba el final de una prolongada transición en la que se fueron afinando las instituciones que harían de las elecciones un instrumento confiable.

Esa misma prensa no cuestionó jamás que nunca hubo tal cosa como un “gobierno priísta” pues el contenido ideológico y político de cada administración se lo daba el presidente en turno y con frecuencia no tenía nada que ver con los de otras administraciones engendradas por el mismo PRI.

Es paradójico que el último de los llamados gobiernos priístas, el de Ernesto Zedillo (1994-2000), haya trabajado sin descanso para asegurar la derrota del partido político que lo llevó al poder para poder así ostentarse como el padre de la moderna democracia mexicana y tratar de borrar de la memoria colectiva el desastre en el que sumió a la economía en los primeros diecinueve días de su lamentable gestión.

Peor aún que su atroz gobierno, fue el instigar que llegara alguien que, como Vicente Fox, no tenía la más remota idea de cómo gobernar a México y, previsiblemente, dejó ir la gran oportunidad de promover las reformas institucionales indispensables para que el país retomara la marcha de un desarrollo económico acelerado y sostenido.

Las tonterías de Fox por poco resultan en la victoria electoral en 2006 del peligroso populista Andrés Manuel López Obrador, quién, como lo demostró con sus acciones postelectorales, cuando se le compara con Hugo Chávez, hace ver al dictadorzuelo venezolano como un estadista magistral.

A algunos amigos míos les consta que trabajé denodadamente por la candidatura de Felipe Calderón, no sólo por el temor que llegara el demagogo a la presidencia, sino también porque pensé que sería un buen líder dada su amplia experiencia política y legislativa, con la que podría forjar acuerdos para retomar la senda reformista.

Sin embargo, después de cuatro años al timón, las reformas promovidas por su gobierno son lamentables, con alguna modesta excepción, y el discurso con el que celebró los diez años en el poder de Acción Nacional puso la lápida a cualquier posibilidad de alianza con el PRI, único partido con el que se podrían forjar los acuerdos que se requieren para adoptar las reformas substantivas necesarias.

Es increíble que a diez años de haber asumido el poder, Calderón, como vocero del PAN, achaque al PRI todo lo malo que le ocurre al país, y presuma una serie de logros fantasiosos e imaginarios que nos hacen recordar a ese mundo tan feliz como inexistente que se inventó su antecesor, Foxilandia.

Las cifras y los sentimientos de la población cuentan una historia bien distinta de cuál es la realidad por la que atraviesa el país: un crecimiento económico anodino, lo que hace que la movilidad social se haya estancado y que la posibilidad de conseguir empleo siga siendo elusiva.

Peor aún, su gobierno emprendió una guerra contra organizaciones criminales que resultaron ser mucho más poderosas de lo que se imaginó y que ha sumido al país en una ola de violencia sin precedente, sin una estrategia clara de cómo y cuándo conseguir una victoria decisiva que lleva cuatro años prometiendo a la población.

Difícilmente se puede esperar un mejor desempeño de un gobierno en el que se mantiene a los peores elementos en sus puestos y se descarta a los mejores hombres, sólo para remplazarlos con quienes no tienen ni los tamaños ni la más remota capacidad para desempeñar las funciones que se les encomiendan. ¿Y la supuesta honestidad de los panistas, “gente decente,” según ellos?, una colosal mentira.

¿Cuáles son los criterios de selección de funcionarios de este gobierno? Primero, que sean panistas hasta la médula y segundo que sean cuates del Presidente. En estas circunstancias, la alternancia partidista en el 2012, que Calderón denuncia a diario  como una desgracia intolerable, se ve cada vez más apetecible.

• Demagogia • Política mexicana • Democracia mexicana

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus