JUEVES, 3 DE FEBRERO DE 2011
PRI, ¿Por un IVA del 12% generalizado?

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Luis Pazos







“México hubiera crecido a tasas superiores al 7 por ciento y se hubieran creado millones de empleos adicionales en la primera década del siglo XXI, si el PRI hubiera cooperado para aprobar esas reformas.”


Los Senadores del PRI anunciaron que retomaran el proyecto para generalizar el IVA al 12 por ciento, ¡felicidades! pues durante 10 años se les ha presentado esa propuesta en tres ocasiones y la han rechazado. Desde el 2001 el Gobierno Federal panista y la Bancada de ese partido, con base en varios estudios, algunos de ellos realizados por gobiernos priístas, les demostraron desde aquel entonces a los Diputados y Senadores del PRI la conveniencia de generalizar y bajar la tasa del IVA.

Como diputado federal, miembro de la Comisión de Hacienda del 2000 al 2003, analizamos la conveniencia de generalizar el impuesto al consumo a una menor tasa. Les demostramos tanto a priístas como a perredistas, que a los sectores de la población con menores ingresos no les perjudicaría, pues habría mayor recaudación, menos evasión y se podrían implementar mejores programas para los que menos tienen; sin embargo, durante la primera década del siglo XXI, como lo documento en el libro ¿Quién manda en México?, los priístas se opusieron con diversas excusas a aprobar esa reforma, al igual que la Laboral y la Energética, que desde aquellos años discutimos en el Congreso.

México hubiera crecido a tasas superiores al 7 por ciento y se hubieran creado millones de empleos adicionales en la primera década del siglo XXI, si el PRI hubiera cooperado para aprobar esas reformas.

Aunque con una década de retraso, en perjuicio del país, ojalá ahora sí los priístas voten por una Reforma Fiscal que implique un IVA generalizado, sin excepciones, y con menores tasas. Para ello tienen que abandonar la estrategia, que documento en el libro “Quien manda en México”, de boicotear o mediatizar las reformas estructurales con la finalidad de mantener un ambiente de descontento que, según ellos, les ayudará a regresar a la Presidencia de la República en el 2012.

• PRI • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus