MARTES, 8 DE FEBRERO DE 2011
Tráfico de armas EU-México

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Es claro que la presente situación crítica en la que se encuentra México en su guerra contra organizaciones criminales transnacionales, se debe en buena medida a la oferta ilimitada de armas de grueso calibre, la mayoría de las cuáles provienen de EU donde los controles existentes son totalmente inútiles.”


El Washington Post reportó que la Casa Blanca había pospuesto la aplicación de nuevos requisitos para que se informara a las autoridades de la adquisición de ciertos tipos de armas en las zonas estadounidenses aledañas a la frontera con México.

Se trataba de una propuesta de alcances bastante limitados pues pretendía obligar a las armerías y a otros distribuidores de armas de fuego a reportar la venta de dos o más “rifles de asalto” en un lapso de cinco días.

La explicación oficial para retrasar la ejecución del proyecto aludido, pretexta deberse a la directriz del Presidente Barack Obama de limitar regulaciones gubernamentales excesivas y ser congruente con su deseo “de mayor transparencia y oportunidad para escuchar la opinión del público.”

Esta meliflua explicación en realidad pretende esconder el pánico del gobierno ante la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su nombre en inglés), que se opone radical y tajantemente hasta a las más modestas iniciativas que impliquen una limitación en la venta de armas en EU.

El poder omnímodo de la NRA proviene de su influencia para definir el voto de 4.3 millones de afiliados y sus familias en favor de candidatos que apoyen su posición, lo que en elecciones cerradas para legisladores federales, con frecuencia constituye el factor decisivo en el resultado final de la votación.

La NRA se ostenta como la principal defensora de la segunda enmienda a la Constitución de EU, que señala que “Una bien regulada Milicia es necesaria para la seguridad de un Estado libre, y (establece) que el derecho del Pueblo de tener y portar armas no debe ser violado.”

Desde la aprobación de la segunda enmienda en 1791, ha habido un intenso debate en EU sobre sus alcances y limitaciones, sobre todo en la medida que cambiaron las circunstancias del país y el avance tecnológico trajo armas cada vez mas potentes, precisas y letales.

Hubo una época en EU, alrededor de la ola extraordinaria de criminalidad que acompañó a la prohibición del alcohol entre 1920 y 1933, en la que la NRA pareció aceptar que el gobierno prohibiera la venta de escopetas recortadas, ametralladoras y fusiles semiautomáticos e impusiera un registro para todas las demás, pero tal posición no fue sino una artimaña de relaciones públicas.

Es claro que la presente situación crítica en la que se encuentra México en su guerra contra organizaciones criminales transnacionales, se debe en buena medida a la oferta ilimitada de armas de grueso calibre, la mayoría de las cuáles provienen de EU donde los controles existentes son totalmente inútiles.

El Washington Post relata en el artículo referido, el caso de Sean C. Steward, ciudadano de Arizona de 28 años, quien en sólo tres visitas a armerías de su estado en diciembre pasado, compró más de 100 AK-47, los famosos “cuernos de chivo” preferidos de los narcos, para vender ilegalmente en México.

La agencia en EU a cargo de regular el tráfico de armas y detener su flujo hacia nuestro país, la ATF por sus siglas en inglés, declaró que la medida pospuesta “tiene por objeto identificar a los traficantes ilegales de armas de fuego, no el de impedir el ejercicio de las libertades garantizadas por la segunda enmienda.”

Parece que el gobierno de Obama, con su nuevo ropaje ideológico de centro, no quiere alienar a la en apariencia intocable NRA, a pesar de no haber elecciones en el horizonte, como sucedió en la anterior ocasión en que la medida que se comenta se pospuso, justo en vísperas de los comicios de noviembre pasado.

Es un hecho indudable que la facilidad con la que se pueden comprar todo tipo de armas en EU y la sencillez con la que aparecen en México, les proporciona a las organizaciones criminales una fuente de abastecimiento cercana, conocida y barata para armarse en su guerra contra el Estado mexicano.

Pero aún si se lograra sellar efectiva y definitivamente la frontera para el tráfico de armas desde EU, los narcos no tardarían mucho en encontrar fuentes alternativas de abastecimiento, como ya está ocurriendo con armamento proveniente de Centroamérica, pero ahora de Europa y el lejano Oriente.

Por desgracia, la victoria en este conflicto va mucho más allá de cortar el aprovisionamiento de armas desde EU, y tendrá que incluir cambios de fondo en las estrategias que se siguen, una mejor coordinación entre las entidades encargadas del combate y concentrarse en objetivos tácticos bien definidos.

• Inseguridad / Crimen • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus