VIERNES, 25 DE FEBRERO DE 2011
Calumnias ¿estrategia electoral?

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Luis Pazos







“En México las penas por calumnia son pequeñas, y los legisladores, escudados en su fuero y algunos periodistas en la libertad de expresión, actúan como si tuvieran derecho a destruir impunemente la reputación de cualquiera.”


Las elecciones democráticas pueden hacer que un país progrese o retroceda si la clase media, racional e independiente, no sale a votar.

En el 2006 estuvimos a punto de dejarle el mando del país a un grupo que lo habría colocado en una posición parecida a Venezuela con Chávez: odio, fanatismo, mentiras y corrupción. Y no hablo sólo por Andrés Manuel López Obrador, a quien le tengo personal estimación, sino por los personajes y grupos que lo rodearon, como el famoso “señor de las ligas”, cuyos actos de corrupción se documentaron por televisión en cadena nacional. A varios de esos personajes no los aguantaron después que perdieron ni el PRD, aunque consiguieron curules gracias a otro partido que los incluyó para mantener su registro.

Ese grupo adoptó la premisa de “el fin justifica los medios”: calumnias, dinero ilícito, de todo, si los ayuda a llegar al poder. Yo fui una de las víctimas de su estrategia de rumores y calumnias para desprestigiar a quienes tacharon de demagógica su bandera: “primero los pobres”. En respuesta a las tesis de mi libro “Un populista en 2006”, contrataron a una periodista para calumniarme. Le presenté pruebas a un abogado de las mentiras publicadas en mi contra. Me dijo que en México las penas por calumnia son pequeñas y que los legisladores, escudados en su fuero y algunos periodistas en la libertad de expresión, actúan como si tuvieran derecho a destruir impunemente la reputación de cualquiera.

Esa misma camarilla es la que ya empezó nuevamente con calumnias y rumores como parte de su estrategia para los tiempos preelectorales. Si no marcamos una frontera entre libertad de expresión y calumnias, entre fuero e impunidad para insultar y desprestigiar, no tendremos elecciones de altura, donde el electorado analice diversas opciones serias y no sólo sea espectador de rumores, insultos y calumnias.

• Libertad expresión • Impunidad • Periodismo barato

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus