MARTES, 22 DE MARZO DE 2011
La tragedia japonesa y la economía mexicana

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cuando sucede algo como la tragedia del Japón, que obviamente tendrá repercusiones económicas para los japoneses, uno se pregunta de qué manera aquello, la destrucción de riqueza con su enorme reto económico, repercutirá en la actividad económica de los mexicanos. ¿Nos veremos afectados? Y si sí, ¿cuánto?”


Cuando sucede algo como la tragedia del Japón, que obviamente tendrá repercusiones económicas para los japoneses, uno se pregunta de qué manera aquello, la destrucción de riqueza con su enorme reto económico, repercutirá en la actividad económica de los mexicanos. ¿Nos veremos afectados? Y si sí, ¿cuánto?

Para responder hay que identificar las vías de comunicación entre las dos economías, mismas que son, de entrada, las siguientes: 1) los flujos comerciales, tanto por el lado de las exportaciones de productos mexicanos hacia el Japón, como de las importaciones de mercancías japonesas hacia los mercados mexicanos; 2) el flujo de inversión extranjera, tanto directa como financiera, y tanto la japonesa en México como la mexicana en Japón; 3) el turismo, tanto el de México hacia Japón como el del Japón hacia México, siendo más importante para la economía mexicana el segundo que el primero; 4) el envío de remesas, sobre todo de los mexicanos que viven y trabajan en Japón. El hecho es que en ninguno de estos frentes de la actividad económica el intercambio entre mexicanos y japoneses llega a representar, para la economía mexicana, más del cinco por ciento, siendo que en uno de los frentes, el de las remesas, resulta prácticamente inexistente. Así las cosas, ¿qué tanto puede afectar la tragedia japonesa, en México, a la producción de bienes y servicios, la creación de empleos, y la generación de ingresos, los tres frentes de la actividad económica de los que depende el bienestar de la gente?

Una muestra de qué tanto puede afectar lo sucedido en Japón a la economía mexicana la tenemos en lo ocurrido en el mercado bursátil mexicano, en la primera semana después de la tragedia, lunes 14 a viernes 18, a lo largo de la cual el Indice de Precios y Cotizaciones, de la Bolsa Mexicana de Valores, perdió 1.9 por ciento, ¿consecuencia de lo ocurrido en Japón?, en muy buena medida, ya que ese, el de una tragedia natural de tal magnitud, es el tipo de noticia que esperan los especuladores bursátiles para salir a vender sus acciones, lo cual aumenta su oferta en los mercados, lo cual a su vez provoca que su precio baje, baja que en México fue, del lunes 14 al viernes 17, de 1.9 por ciento, ¿mucho o poco?

Para responder tengamos presente que, en lo que va del año, el promedio de pérdida semanal, en las cinco semanas, anteriores a la del 14 al 18 de marzo, en las cuales la bolsa cerró a la baja, fue de 1.7 por ciento, por lo que la pérdida de la semana pasada, si bien es cierto que resultó superior al promedio, se mantuvo, con solamente dos décimas por arriba, dentro de lo normal, lo cual quiere decir que la afectación inmediata de lo ocurrido en Japón, sobre ese frente de la economía, tan sensible a ese tipo de eventos, como lo es el mercado accionario, resultó aceptable, tanto como lo es una semana normal en la bolsa de valores.

• Desastres naturales

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus