VIERNES, 25 DE MARZO DE 2011
AMLO: Programa de gobierno

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“Habiendo leído la mentada propuesta me queda claro que se trata más de un programa de gobierno que de un proyecto de nación, con muchos errores, varias imprecisiones, pero un acierto.”


Hace unos días López Obrador presentó el Proyecto Alternativo de Nación, al cual, dado su nombre, sobre todo lo de proyecto de nación, dediqué el último Pesos y Contrapesos, señalando que no necesitamos un proyecto de nación, que por su propia naturaleza sería totalitario y absolutista, violador de la libertad individual y la propiedad privada, sino una nación en la que, cada cual, respetando los derechos de los demás, ¡y sin ningún privilegio gubernamental!, pueda sacar adelante sus propios proyectos. En aquel artículo pregunté si la propuesta de López Obrador supone realmente un proyecto de nación, totalitario y absolutista, o solamente un programa de gobierno, algo parcial, que no lo abarca todo, y relativo, sobre el cual se puede discutir. Habiendo leído la mentada propuesta me queda claro que se trata más de un programa de gobierno que de un proyecto de nación, si bien es cierto que el gobierno en el que piensa López Obrador es desde ángel de la guarda, capaz de preservarnos de todos los males, hasta hada madrina, capaz de concedernos todos los bienes, gobiernos ángel de la guarda y hada madrina que pecan tanto por exceso (hacen más de lo que deben) como por defecto (hacen mal cosas que sí deben).

En lo que a la economía se refiere López Obrador acierta en un punto, y lo cito: “Si Carlos Slim, como cualquier otro ciudadano, quiere tener un canal de televisión, no tendrá problemas, porque queremos que no sólo haya dos televisoras que acaparen toda la audiencia sino 10, 20, las que sean técnicamente posibles. De la misma forma, si Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego o cualquier otro empresario desea participar en la telefonía, podrá hacerlo, porque no debe haber, bajo ninguna consideración, monopolios.”

También encontramos tonterías, como la que propone respetar la autonomía del Banco de México, pero buscando “que no sólo procure el control de la inflación, sino que también se ocupe de fomentar el crecimiento económico,” afirmación que ignora que la única manera que tiene un banco central de fomentar el crecimiento económico es procurando el control de la inflación, y que cualquier otra manera de intentarlo supondría repetir los errores que se cometieron en los tiempos de Echeverría, López Portillo y De la Madrid, con su consecuencia inevitable: el repunte en la inflación.

Además de tonterías encontramos imprecisiones, como la afirmación de que “se cumplirá el mandato constitucional que establece que los impuestos deben cobrarse de manera progresiva, es decir, que debe pagar más quien más tiene,” siendo que la Constitución apunta, en su articulo 30, que los impuestos se cobrarán “de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes,” no de forma progresiva como propone López Obrador.

Al final de cuentas, en lo que a la economía se refiere, lo único rescatable de la propuesta lópezobradorista es su intención de acabar con los monopolios en telefonía, Internet, televisión, cemento, bancos (¿?), la tortilla, el pan y los refrescos, debiéndole preguntar por qué no también en electricidad y petróleo.

• Demagogia • Planificación • Totalitarismo • PRD

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus