MIÉRCOLES, 20 DE ABRIL DE 2011
Violencia y unidad

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Si hay un problema en nuestro país que requiere de unidad nacional es el de la seguridad. La verdad es que ningún partido, ni ningún gobernante, es responsable de toda la explosión de violencia que sufre nuestro país. Muchos factores han coincidido con el paso del tiempo en producir esta situación.”


El número de muertos en San Fernando, Tamaulipas, ha seguido creciendo. Y con ello se ha elevado también el terror en una parte importante de nuestro país.

Una vez encontramos que esta idea de que quien ha sido asesinado por el crimen organizado algo malo debe haber hecho cae por tierra.

Lo que sabemos es que los asesinados de San Fernando son en buena medida personas que no cometieron más pecado que tomar un autobús para trasladarse al norte del estado.

Lo sorprendente es que muchos de ellos habían sido reportados como desaparecidos, pero las autoridades no habían prestado gran atención. También inquieta que las propias líneas de autobús nunca advirtieran que se estuvieran haciendo estos secuestros de forma constante y no suspendieran las corridas de sus vehículos ni alertaron a las autoridades sobre lo que estaba ocurriendo.

Ahora el país no sólo tiene que soportar la violencia sino también la politización de ella. Muchos políticos están aprovechando la muerte de tantas personas para buscar llevar agua a su molino. Escuchamos así ataques de unos y otros. Que si antes no se perseguía a los criminales. Que si la estrategia actual está equivocada. Siempre el culpable de la situación es el otro, el del otro partido.

El problema es que si hay un problema en nuestro país que requiere de unidad nacional es el de la seguridad. La verdad es que ningún partido, ni ningún gobernante, es responsable de toda la explosión de violencia que sufre nuestro país. Muchos factores han coincidido con el paso del tiempo en producir esta situación.

Para echar para atrás la oleada de crimen se necesitan muchas acciones. La renovación de las policías es una de ellas, pero no olvidemos que en varias ocasiones se han renovado las policías federales, estatales o municipales sin que las mejoras obtenidas en un principio se hayan mantenido durante mucho tiempo.

Deben mejorarse también las capacidades de inteligencia de las policías. Pero simplemente aumentar el dinero de las corporaciones no es suficiente. Las instituciones de seguridad y procuración de justicia de nuestro país han tenido un incremento de cuando menos 100 por ciento en sus presupuestos pero no han logrado mejores resultados ni el combate al crimen ni en la violencia.

El consumo de drogas fue el factor inicial en esta guerra. Las autoridades lanzaron una guerra contra este tráfico pero no lograron derrotar a sus rivales. Pero hoy ya el narcotráfico no es más que una parte del problema. Los ejércitos del crimen organizado se han diversificado y hoy se dedican a actividades tan diversas como el secuestro, la extorsión y el tráfico de personas.

La solución no es sencilla. Requiere un esfuerzo importante de todos los que vivimos en México. Lo que no podemos aceptar es seguirnos echando culpas unos a otros. Esta es una guerra que sólo se puede ganar si todos estamos unidos.

• Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus