Jaque Mate
Abr 28, 2011
Sergio Sarmiento

Ocio y trabajo

En México hay dos clases sociales: los que trabajan de verdad, la mayoría de los cuales están en el sector privado, y los que pueden disfrutar de todos estos tiempos de descanso, usualmente en el sector público.

Por vacaciones no nos falta. Si Semana Santa no es suficiente, muchos tienen también Pascua. Y más adelante están el día del niño, el del trabajo, el 5 de mayo y el día del maestro. Si caen en fin de semana, no hay problema: movemos el feriado al lunes inmediato anterior. A esto hay que añadir vacaciones de verano, los demás puentes del año y el superpuente Guadalupe-Reyes que hace que se suspenda actividades desde la segunda semana de diciembre hasta la segunda de enero.

Los legisladores se sirven, por supuesto, con una cuchara más generosa. En Semana Santa se fueron puntualmente de vacaciones, pero en esta ocasión regresarán en Pascua y tendrán sesiones el 26 y el 28 de abril. Después de estas sesiones, sin embargo, concluirá el período ordinario. Los fatigados legisladores podrán así tomarse un merecido descanso de cuatro meses. El 1ro de septiembre, deberán reunirse nuevamente, si es que los pleitos políticos no obligan a suspender la sesión.

No todos los mexicanos gozan de tantos descansos. En México hay dos clases sociales: los que trabajan de verdad, la mayoría de los cuales están en el sector privado, y los que pueden disfrutar de todos estos tiempos de descanso, usualmente en el sector público. Los sindicatos del sector público han logrado arrancar al gobierno prebendas y prestaciones que quienes realmente mantienen al país, los trabajadores del sector privado, no pueden siquiera soñar.

Un reciente estudio de la OCDE arrojó un resultado que sorprenderá a quienes siempre han pensado que los mexicanos somos flojos. En los países de esta organización, los mexicanos somos los que más trabajamos: 10 horas diarias, contra ocho en promedio del resto y cifras inferiores en algunos casos, siete horas por ejemplo de los belgas, muchos de los cuales son empleados públicos. Si consideramos que en México hay muchos legisladores y burócratas que trabajan mucho menos, nos daremos cuenta de que los trabajadores productivos del sector privado laboran mucho más que 10 horas diarias.

Si bien los mexicanos trabajamos más, recibimos en promedio las remuneraciones más bajas de los países de la OCDE. Una de las razones es que nos contamos entre los menos productivos. La productividad en nuestro país ha avanzado únicamente 2.1 por ciento entre 1991 y 2009 según el Centro de Investigación para el Desarrollo A.C., el CIDAC. Otros países han tenido en este período aumentos mucho más importantes. Corea del sur, que de ser tres veces más pobre que México en los años cincuenta es hoy tres veces más rico, ha aumentado en más de 80 por ciento su productividad en este mismo período. Me imagino que los sudcoreanos no se habrán tomado esta Semana Santa de vacaciones y mucho menos Pascua.

Las cosas no estarían tan mal si por lo menos no nos quejáramos tanto de la pobreza y la disfuncionalidad de nuestro país. Es claro que si no somos productivos no podremos ser prósperos, sin importar que tanto trabajemos… En fin, son cosas sobre las que vale pensar. Y prometo que lo haré, una vez que termine este período de vacaciones.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia