Pesos y contrapesos
May 6, 2011
Arturo Damm

Bin Laden: ¿Venganza o justicia?

La pregunta la hice a dos colegas, doctores en Derecho, profesores de la Universidad Panamericana: “En el caso de Osama Bin Laden, ¿se hizo justicia o se le asesinó?”. La respuesta fue rápida y coincidente.

La pregunta la hice a dos colegas, doctores en Derecho, profesores de la Universidad Panamericana: “En el caso de Osama Bin Laden, ¿se hizo justicia o se le asesinó?” La respuesta fue rápida y coincidente: “Se le asesinó”, respuesta que coincide con mi opinión, nunca favorable a Bin Laden, pero sí en contra del proceder del gobierno estadounidense.

Buen ejemplo para entender lo anterior, tal y como lo explicaron mis colegas, lo tenemos en los casos de los criminales de guerra nazis, que fueron aprehendidos, procesados, encontrados culpables y castigados, la mayoría de ellos con la pena de muerte, siendo el caso de Adolf Eichmann, tal vez, el más conocido, y el que dio pie para que la filósofa alemana Hanna Arendt escribiera, Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal, un libro de lectura provechosa para los interesados, entre otras cosas, en la reflexión en torno los sistemas totalitarios y a la degradación ética que provocan entre los seres humanos, tal y como la provoca, también, el fanatismo religioso, cualquiera que sea la religión.

El hecho es que a los criminales de guerra nazis se los aprehendió, juzgó y castigó, es decir, fueron procesados, tal y como también lo fue Sadam Hussein: aprehendido, juzgado y castigado, tal vez con un castigo, la muerte, benigno para todas las que debía, como seguramente también fue el caso de los criminales de guerra nazis, sin pasar por alto el caso de Osama Bin Laden, en relación al cual no hay que cuestionar el qué, la muerte, sino el cómo, asesinado. ¿Cuestión de enfoques? No, cuestión de principios, aún aceptando, tal y como yo lo hago, que la impartición de justicia es la manera civilizada de ejercer la venganza, es decir, de recibir satisfacción por el mal recibido. Considero que, sobre todo en materia de venganza, debe imperar la civilidad, que es lo que torna a la venganza en justicia, y eleva éticamente al justo sobre el vengativo.

Lo que vimos en el caso de Bin Laden es la aplicación de la ley del más fuerte, acompañada de una serie de manifestaciones, sobre todo en los Estados Unidos, que deben hacernos reflexionar. Me refiero a las expresiones de júbilo por la muerte de Bin Laden, debiendo distinguir, al menos yo lo hago, entre el convencimiento de que, dados sus crímenes, Bin Laden merecía un castigo ejemplar, que bien podría ser la muerte, y el hecho de alegrarnos por la muerte de un ser humano, al grado de festejarla hasta en los partidos de baseball, tal y como sucedió, lo cual no pasa de ser una barbaridad que muestra el talante ético de quienes festejaron, sin olvidar la estupidez dicha por Alan García, presidente peruano, en el sentido de que la muerte de Bin Laden es el primer milagro del beato Juan Pablo II, quien públicamente perdonó a Mehmet Ali Agca, quien le disparó aquel 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro.

Caso Bin Laden, ¿justicia o venganza?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante