MARTES, 28 DE JUNIO DE 2011
2012: ¿Maya o maya?

¿Usted cree que es una buena idea que sean Pemex y la Secretaría de Energía quienes construyan una refinería?
No
No sé



“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Fernando Amerlinck







“Para el próximo año identifico tres fuerzas feroces: Por un lado, una economía gringa herida de muerte. Por otro lado, la embestida delincuencial como reacción a las fuerzas armadas que ha puesto al país en vilo. Y para acabarla de descomponer, las fuerzas políticas, que estarán en lo suyo: la lucha tremenda por el poder.”


El 2012 augura tragedias y cataclismos. Tiene ese año un sabor crepuscular; el gusto apocalíptico de quien sabe que algo pasa y vendrá, pero no se sabe qué. Lo dijo así Bob Dylan en 1965:

But something’s happening
And you don't know what it is
Do you, Mister Jones?

¿Quién puede saberlo? En los 60s pasaban cosas inéditas y el porvenir era incierto (pero esperábamos entusiasmados un gran futuro). ¿Quién en 2011 ve más que incertidumbre, y un futuro muy peligroso? ¿Alguien de veras cree en un porvenir resplandeciente, si ha de apoyarse en un presente cada vez más violento, delincuencial, repleto de miedo, y ominosos nubarrones con tufo a crisis global? Y peor tantito si los mayas predijeron el fin de un ciclo para el 21 de diciembre de 2012.

¿Qué prevalecerá en el 2012: los agoreros mayas, tan expertos en predecir el futuro que no supieron evitar su propia desaparición? ¿O será Maya?

Maya, noción hinduista proveniente del sánscrito, tiene que ver con la ilusión de cómo percibimos la realidad: una especie de espejismo, de engaño, de ilusión, de mentira. Maya es una deidad de las falsas, falaces divisiones del universo (consciencia y materia física, mente y cuerpo, lo sacro y lo profano) y encuentra división donde no la hay porque todo es uno y uno es parte de todo. La manera de combatir esa ilusión es un proceso de iluminación (budista o hinduista) que libere a la percepción de cuanto le sobra. Me estoy metiendo a asuntos que no conozco, donde los hindúes y otros orientales se pintan solos. Me enrollo en esto porque hay que saber observar para actuar con efectividad. Para los grandes filósofos, orientales o no, antes que actuar hay que saber pensar.

Otro de mis mentores de esos tiempos, George Harrison, cantaba así en 1970:

Watch out now…
Take care, beware of greedy leaders
They'll take you where you should not go…
Beware of darkness…
Beware of Maya…

Quiero tropicalizar la noción de Maya para evocar al México del 2012, año de gravísimo peligro. Tanto así, que este país podría hacerse pedazos por fuerzas de desintegración muy al estilo de las que en el siglo XIX y en el XX nos hicieron partirnos violentamente, para beneficio muy contante y muy sonante de nuestro vecino del norte. Identifico tres fuerzas feroces:

Por un lado, una economía gringa herida de muerte tras caer en prácticas que avergonzarían a algún dictador bananero de la década perdida latinoamericana. Su debacle (alimentada con más y más bilimbiques verdes) no tiene vuelta atrás.

Por otro lado, la embestida delincuencial como reacción a las fuerzas armadas ha puesto al país en vilo, al punto de que no hay casi familia que no haya sufrido un delito, a veces gravísimo; y sólo un irresponsable creerá que nada le puede pasar a él.

Y para acabarla de descomponer, las fuerzas políticas estarán en lo suyo: la lucha tremenda por el poder. Los políticos de los tres grandes partidos bailarán al son de sus propias, personalísimas ambiciones, pero ninguna de ellas tan patológica como la de Manuel Andrés López Obrador, mercader del odio, generador de división y experto contumaz en la técnica fascista estilo Goebbels de repetir tanto una mentira, que la convierte en verdad: la mentira del fraude electoral, especialmente.

Primero, “fraude” en el Estado de México. Lo ha advertido Encinas: no reconocerá la elección si pierde, sea cual sea el margen con que triunfe Eruviel. Las falsas acusaciones de fraude mexiquense calentarán esa plaza —término usado por los narcos para aterrorizar a la población— como ensayo general para calentar toda esta república antes y después de julio de 2012. La calentarán con insidias, mentiras, sabotajes y patrañas de fraude que sólo existirá en la mente de sus más radicales seguidores. Estará López en las boletas electorales, no recibirá suficientes votos, y aplicará lo preparado en 6 años de larga espera para la madre de todas las batallas. La batalla de veras. La batalla que dará sentido a su misión salvífica.

Se viene una tormenta. Evoco a Bob Dylan en 1962:

And it's a hard, it's a hard, it's a hard, and it's a hard
It's a hard rain's a-gonna fall.

Hay un presidente calumniado a quien López y compañía culpabilizan hasta de los ajustes de cuentas entre bandas rivales, como si Felipe Calderón y el Ejército mandaran degollar y descuartizar gente (allí está la inmensa mayoría de los famosos 40,000 muertos). Sus cuadros fanatizados fertilizan el terreno para soltar cizaña, con la prensa políticamente correcta que acompaña a la “izquierda” y al “pueblo bueno”.

Podrán ayudar los pleitos internos en el PRI o el PAN, “la mafia” contra su mesiánico proyecto de encabezar la cuarta gran transformación de México, luego de la independencia, reforma y revolución. Será la época del rayito de esperanza. (Digo yo, al estilo Dante: abandonad toda esperanza vos que entráis.)

Pero no todos los ámbitos son infernales, aunque mande al diablo las instituciones. No pertenece a un megalómano el futuro de esta nación. No son los mayas quienes matarán a México una semana antes del cambio de gobierno en 2012. No será la deidad hindú Maya de la división la que inspire nuestro futuro. Los mexicanos —en nuestra inmensa mayoría, gente de bien— no somos locos preñados de pulsiones mesiánicas. Hay un poder ciudadano que no los dejará esclavizarnos.

Vienen épocas difíciles. Thomas Paine dijo durante la guerra de independencia de EEUU: “Estos son los tiempos que ponen a prueba el alma de los hombres.”

• Perspectivas • Futurología

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus