VIERNES, 1 DE JULIO DE 2011
Los beneficiarios del monopolio de Pemex

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Luis Pazos







“Pemex cada vez le cuesta más a los contribuyentes, es menos eficiente, pero deja enormes ganancias a las mafias, al sindicato y a un partido político, que no le importa que perdamos competitividad internacional en materia energética.”


Durante muchos años se justificó el monopolio estatal del petróleo con argumentos de que había que preservar la soberanía y la independencia. Desde las escuelas se les enseñaba a los niños que el petróleo era de todos y así había que mantenerlo.

Ese mito, más que servir para preservar nuestra soberanía e independencia, generó un enorme endeudamiento externo, una mayor dependencia de los Estados Unidos debido a la creciente importación de gasolinas y, lo más grave, convirtió a PEMEX en un caldo de cultivo de corrupción, que es la verdadera causa por la que los corruptos impiden se abra ese sector a la competencia.

El sindicato de esa institución es uno de los principales beneficiarios del monopolio, también seudoempresarios - intermediarios, que “coyotean” contratos y licitaciones. Esos grupos son los principales interesados en que PEMEX no se abra a la competencia y tienen a sus fieles guardianes del monopolio en el Congreso, legisladores que pertenecen a un partido político que a cambio recibe del sindicato y de los contratistas mafiosos, millones de pesos para mantener a PEMEX en un monopolio en donde su ineficiencia y desorden administrativo les permita “servirse con la cuchara grande”.

Se ha institucionalizado en PEMEX un “maridaje” entre sindicato-PRI para asegurarse que el Congreso no abrirá a PEMEX a la competencia y competitividad. La empresa cada vez le cuesta más a los contribuyentes, es menos eficiente, pero deja enormes ganancias a las mafias, al sindicato y a un partido político, que no le importa que perdamos competitividad internacional en materia energética, mientras esos grupos los apoyen con recursos financieros y humanos en campañas electorales.

• Competencia • Petróleo • PRI • Buscadores de rentas • Sindicatos • Reforma energética • Corrupción • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus