LUNES, 11 DE JULIO DE 2011
Educación y progreso: Una reflexión (IV)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Tengamos presente que, ¡obviamente!, no todo estudio es pérdida de tiempo, lo cual no quiere decir, ¡ojo!, que cualquier estudio sea ganancia del mismo. Muchos no lo son.”


Las materias en las cuales hay que exigir calificación mínima de ocho son: 1) lectura y comprensión; 2) caligrafía; 3) ortografía y redacción; 4) solución de problemas, teóricos (enseñar a pensar: lógica) y prácticos (enseñar a hacer: técnica); 5) matemáticas; 6) dos idiomas; 7) computación; 8) educación económico – financiera, ¡indispensable!; 9) educación cívica; 10) ética, y lo he dicho porque cada una de ellas es ingrediente de la persona buena (moralmente madura) y del trabajador eficaz (técnicamente competente), ingredientes con los que todo alumno debe salir de la educación preparatoria, ya sea al mundo laboral, ya a los estudios universitarios.

Estas materias, más que dar información (como la dan, por ejemplo, la biología, la química y la física), forman el carácter (por ejemplo: solución de problemas), desarrollan habilidades (por ejemplo: computación), y amplían horizontes culturales y, por ello, vitales (por ejemplo: idiomas; decía Werner Schael, querido profesor del Colegio Alemán, que un hombre es tantas veces hombre como idiomas habla), y eso – formación del carácter, desarrollo de habilidades y ampliación de horizontes vitales -, es lo que define a un ser humano bien educado, moralmente maduro (buena persona) y técnicamente competente (trabajador eficaz).

Con relación a estas materias es muy importante escoger la manera en la que se van a impartir, debiendo ser ésta mucho más práctica que teórica, y pongo un ejemplo, relacionado con la primera, lectura y comprensión: no informar a los alumnos en qué tienen que poner atención a la hora de leer (por ejemplo: saber el nombre del capítulo que se está leyendo), sino leer con los alumnos y, en la práctica de la lectura, señalar que es aquello en lo que hay que poner atención para lograr una mejor comprensión de lo leído. Lo mismo debe darse, por ejemplo, con la materia de ética, a partir de casos que, con el fin de matar dos pájaros de un tiro, pueden sacarse de obras literarias que planteen dilemas morales, problemas éticos, como lo hace, prácticamente, cualquier buena novela (por ejemplo: Vida y destino, de Vasili Grossman), por no mencionar obras de teatro que pueden escenificarse en atril (por ejemplo: Antígona, de Sófocles), sin pasar por alto películas (por ejemplo: La vida de los otros, de Florian Henckel von Donnersmarck). En fin, que de lo que se trata es de ser didácticamente creativo.

Para resumir mi propuesta, que resulta preliminar, y como tal incompleta, pero no por ello mal encaminada, propongo que, como ya lo dije, a todos los alumnos se les impartan todas las materias, con el fin de que conozcan el contenido de cada una de ellas, pero que su avance no dependa de la calificación aprobatoria en todas esas materias, considerando el costo de oportunidad que ello supone para quienes, por ejemplo, no tienen aptitud, gusto e interés por la biología, la química o la física. Tengamos presente que, ¡obviamente!, no todo estudio es pérdida de tiempo, lo cual no quiere decir, ¡ojo!, que cualquier estudio sea ganancia del mismo. Muchos no lo son.

• Educación / Capital humano

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus