MIÉRCOLES, 3 DE AGOSTO DE 2011
Aliviar efectos, eliminar causas (I)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cuando venza la deuda nueva, ¿el gobierno estadounidense estará en posición de pagar esa deuda vieja sin tener que recurrir a un nuevo endeudamiento? ”


Tal y como era de esperarse, pese a todas las predicciones en contra, los gobernantes estadounidenses, tanto los del poder Ejecutivo como los del Legislativo, llegaron a un acuerdo para elevar el techo de la deuda gubernamental, de 14.3 a 16.4 billones (millones de millones) de dólares, todo ello hasta finales del 2012 (no será tema de cara al próximo proceso electoral, ¡muy conveniente para Obama!), lo cual resultó un buen acuerdo, sobre todo si por ello entendemos aquel que resolvió la coyuntura, la emergencia, lo superficial, quedando en el aire la pregunta de si, una vez solucionado, a corto plazo, el efecto del problema (el enorme endeudamiento del gobierno estadounidense) se solucionará también su causa (el creciente gasto gubernamental en los Estados Unidos).

¿En qué consistió la emergencia? En el hecho de que el Ejecutivo estadounidense necesita endeudarse más de lo que le estaba autorizado (los mentados 14.3 billones de dólares) para pagar lo que debe, lo cual nos da una idea del problema que está enfrentando: cuando un individuo, una familia, una empresa o un gobierno necesita contraer deuda nueva para pagar deuda vieja es hora de reconsiderar todo el asunto y de solucionar el problema de fondo, es decir, eliminando su causa y no solamente aliviando su efecto.

Lo primero que hay que considerar es lo ilógico que resulta “solucionar” un problema de adeudamiento contrayendo más deuda, tal y como ilógico resulta pretender aliviar al alcohólico a alcoholazos. Al gobierno estadounidense ya no le alcanzaba con la deuda autorizada (14.3 billones de dólares) para pagar lo que debe, de tal manera que la “solución” consistió en autorizarle un mayor endeudamiento (los 16.4 billones ya mencionados), lo cual le permite solucionar el problema que hubieran enfrentado sus acreedores si no les hubiera pagado (¡ya cuenta con los recursos para pagarles!) pero no supone la solución al problema que él, en su calidad de deudor, enfrenta. Al contrario, el problema es ahora mayor, y lo es por la friolera de 2.1 billones de dólares, que es la nueva deuda que está autorizado a contraer con el fin de liquidar la deuda vieja que contrajo en el pasado. Así las cosas, la pregunta inevitable es: cuando tenga que pagar esta nueva deuda, ¿contará con los recursos para hacerlo o tendrá, de nueva cuenta, que contratar deuda nueva para pagar deuda vieja?

¿Qué supone que cuando venza la deuda nueva el gobierno cuente con los recursos para liquidarla? Que la liquide, o cobrando más impuestos, usando la diferencia entre lo que cobraba y lo que cobra para pagar, o gastando menos en “beneficio” de los gobernados, utilizando la diferencia entre lo que gastaba y lo que gasta para liquidar. Cuando venza la deuda nueva, ¿el gobierno estadounidense estará en posición de pagar esa deuda vieja sin tener que recurrir a un nuevo endeudamiento? Para darnos una idea de lo que estamos hablando tengamos en cuenta que en 2000 el endeudamiento autorizado era 5.7 billones de dólares. ¡Hoy es ya de 16.4!

Continuará.

• Finanzas internacionales • Crisis / Economía internacional • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus