LUNES, 15 DE AGOSTO DE 2011
¿Y luego por qué no alcanza?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Arturo Damm
• Reforma fiscal, ¿para qué?

Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si la causa del sobreendeudamiento que enfrentan muchos gobiernos es un gasto creciente financiado, de manera principal, con deuda, debemos preguntarnos ¿cuál es la causa de ese mayor gasto gubernamental?”


La causa del problema económico que enfrenta el gobierno estadounidense – y el griego, y el portugués, y el irlandés, etc. – es un gasto creciente financiado, principalmente, con deuda, misma que, al paso del crecimiento en el gasto, aumenta constantemente, hasta el momento en el cual el gobierno enfrenta un problema de sobreendeudamiento, cuya manifestación es la necesidad de contraer deuda nueva para pagar deuda vieja, lo que equivale a destapar un hoyo para tapar otro, por lo que no se soluciona nada: en el mejor de los casos la deuda del gobierno se mantiene constante y, en el peor, que ha sido el caso, aumenta.

Si la causa del sobreendeudamiento que enfrentan muchos gobiernos es un gasto creciente financiado, de manera principal, con deuda, debemos preguntarnos ¿cuál es la causa de ese mayor gasto gubernamental? Buena parte de la respuesta la tenemos en el afán de los gobiernos de ser, además de gobiernos, y como tales garantizar la seguridad contra la delincuencia e impartir justicia, ángeles de la guarda y, como tales, preservar a los gobernados de todos los males, comenzando por aquellos que pueden hacerse a sí mismos, como puede ser el caso de una mala (poca calidad) y excesiva (mucha cantidad) alimentación, lo cual se traduce en gordura o, para decirlo en los términos de lo políticamente correcto, en sobrepeso.

Lo anterior viene a cuento porque el pasado jueves 11 de agosto recibí, en mi smartphone, por obra y gracia de uno de los múltiples servicios noticiosos que se ofrecen por la red, la siguiente noticia: “Obesidad en 2017 costará todo el presupuesto de SSA”, muestra de que el gobierno mexicano, al menos en lo referente a la gordura, ¡perdón: al sobrepeso!, actúa como ángel de la guarda, tanto por el lado de la prevención (evitar que engordemos), como del tratamiento (aliviar al gordo), para lo cual necesita dinero, cuya cantidad en 2017 será equivalente al presupuesto de la Secretaría de Salud, que para este año suma 105 mil 313.9 millones de pesos.

¿Es legítima tarea del gobierno combatir y aliviar la gordura? Si su respuesta, ¡como seguramente será la de muchos!, es que sí, entonces usted no tiene ni idea de lo que supone una sociedad de personas libres y responsables, en la cual el único mal que combate el gobierno es el delito, y en la cual el único bien que proporciona es la justicia, siendo responsabilidad de cada quien la lucha a favor de todos los otros bienes (una buena alimentación) y en contra de todos los otros males (la gordura). A mí me queda claro que el único responsable por mi peso, y en su caso, suponiendo gordura, por su tratamiento, soy yo, responsabilidad que empieza por lo financiero, lo cual quiere decir que el dinero para pagar ese tratamiento debe salir de mi bolsillo, de ningún otro, ¡mucho menos del de los contribuyentes!

¡¿Y luego por qué no les alcanza a los gobiernos ángeles de la guarda, sin olvidar a los hada madrina!?

• Liberalismo • Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus