MIÉRCOLES, 24 DE AGOSTO DE 2011
Ánimos encontrados

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“El Ejecutivo no es el único culpable del mediocre desempeño de México, en opinión de mis interlocutores, pues el Congreso se lleva buena parte de la culpa por haber bloqueado reformas esenciales o haberlas desfigurado a tal grado que los bodrios resultantes no sirven para nada.”


En mi primer viaje a México en más de dos años –excepción hecha de mi peregrinaje anual a la extraordinaria conferencia de Álamos, Sonora- encontré un ánimo bastante contradictorio entre los muchos amigos con los que tuve la oportunidad de conversar respecto a la situación y perspectiva del país.

Si bien me mantengo al día de la información y circunstancia de los que ocurre en México, nada puede remplazar lo que se aprende del contacto directo y personal en reuniones en las que los amigos no tienen por qué cuidarse de lo que dicen.

La opinión generalizada que recogí respecto al desempeño del gobierno de Felipe Calderón fue muy negativa. Impera la convicción de que, con excepción del ámbito financiero, pocas veces se ha visto una administración pública en manos de personas tan incompetentes e inexpertas para el desempeño de las funciones a su cargo.

Los ejemplos que escuché para ilustrar los juicios recogidos van desde el desastre que se percibe en materia de seguridad pública, que representa por mucho la mayor preocupación de la ciudadanía, hasta la estulticia con la que se han manejado sectores como el de telecomunicaciones, que sólo ha servido para fortalecer a los omnipotentes monopolios en esa área.

Por supuesto que el Ejecutivo no es el único culpable del mediocre desempeño de México, en opinión de mis interlocutores, pues el Congreso se lleva buena parte de la culpa por haber bloqueado reformas esenciales o haberlas desfigurado a tal grado que los bodrios resultantes no sirven para nada.

En este negativo ambiente, vale la pena resaltar la opinión extendida sobre el buen desempeño de la macroeconomía del país, con unas finanzas públicas niveladas y una sólida estabilidad económica, gracias a un banco central autónomo con la misión clara de preservar el poder adquisitivo de la moneda.

Este contexto de solidez económica en un mundo en el que se temen desastres mayúsculos vinculados a un excesivo endeudamiento, es un activo valioso para nuestro país que le ofrece ventajas comparativas que pueden ser notables.
Un colega economista, quién solía ser un sempiterno pesimista, me relató que nuestro país estaba restaurando sus ventajas competitivas frente a China en el mercado de Estados Unidos, proceso que él percibe como la gran oportunidad para que el sector exportador tenga un desempeño muy dinámico.

Aún en el escenario cada vez más probable en el que EU caiga en una nueva recesión, en la medida que China siga perdiendo competitividad debido a las fuertes presiones inflacionarias que están elevando sus costos, México puede seguir desplazando a las ventas del país oriental en ese mercado.

En tal escenario, una posible nueva recesión estadounidense tendría un menor impacto negativo sobre la economía mexicana del que sufrimos al inicio de la Gran Depresión iniciada en 2007, pues nuestra mayor penetración a costa de China en las importaciones de EU compensaría su menor crecimiento.

Ello implica que el escenario económico para las elecciones de 2012 será uno de estabilidad y crecimiento, aunque moderado, lo que debiera favorecer al candidato del partido en el gobierno, efecto positivo que se ve más que neutralizado por su mal desempeño en otros ámbitos.

La impresión generalizada de mis interlocutores es que el regreso del PRI a Los Pinos el año que entra, está prácticamente asegurado, a pesar del designio del Presidente Calderón de impedirlo por cualquier medio, incluyendo la descabellada idea de que su partido presente una candidatura “ciudadana.”

Se menciona que la única candidata que tiene posibilidades de ganarle el casi seguro aspirante priísta, Enrique Peña Nieto, es Josefina Vázquez Mota aunque se ve complicado que logre obtener la postulación pues el Presidente parece decidido a apoyar a su secretario de Hacienda Ernesto Cordero.

Según algunos, la decisión de favorecer a Cordero no está peleada con la de promover un candidato “ciudadano.” En tal escenario, en el muy probable caso que su campaña no generara mucho entusiasmo, el Presidente le pediría al candidato que declinara en favor de un no panista.

A todo mundo le queda claro que la mal llamada izquierda, no va a apoyar a Marcelo Ebrard, que tendría más oportunidad de atraer al voto independiente anti-PRI que el demagogo tabasqueño, quién, de ser postulado, no obtendrá más del 20% de la votación total, que es la cota máxima de su apoyo duro.

Lo que nadie sabe es cómo va a lidiar el siguiente gobierno, del PRI o del PAN, con la trágica inseguridad pública, con la guerra contra el crimen organizado y con las indispensables reformas institucionales, políticas y económicas que se requieren para que el país tenga la oportunidad de realizar sus aspiraciones.

• Problemas económicos de México • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus