MIÉRCOLES, 12 DE OCTUBRE DE 2011
Lo que le falta al MIDE

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Explicar la función coordinadora del mercado es lo que le falta al MIDE. Mientras no lo haga estará incompleto. Esperemos que pronto se corrija este defecto y que el MIDE sea mejor de lo que ya es.”


El Museo Interactivo de Economía, MIDE, es una buena opción para, didácticamente, aprender los principios de la economía, y debe dar gusto el que una institución así abra sus puertas, ya desde hace años, en la Ciudad de México. Visitar los tres pisos de “exposición” resulta una experiencia agradable y aleccionadora, sobre todo porque lo que allí se “expone” resulta, en términos generales, sensato (lo cual quiere decir: a favor de la economía de mercado).

Sin embargo, hay algo, fundamental para la correcta comprensión de la economía, que le falta al MIDE, como de hecho falta, en términos generales, en la enseñanza de la economía en las aulas universitarias. Me refiero al tema de cómo el mercado, es decir los intercambios voluntarios entre productores, oferentes y vendedores, de un lado, y consumidores, demandantes y compradores, del otro, hace posible el orden espontáneo hayekiano (que no hay que confundir con la mano invisible smithiana), por medio del cual se llevan a cabo, entre otras cosas, los complejos procesos de producción de todas las mercancías que se nos ofrecen a los consumidores en los mercados. Dichos procesos de producción son, siguiendo la terminología usada por el filósofo escocés Adam Ferguson, el resultado de la acción humana, pero no del diseño humano: no hay alguien capaz de diseñar, de la A a la Z, los procesos de producción de los bienes y servicios que hoy se ofrecen a los consumidores y, sin embargo, pese a que no existe ese diseño, los consumidores encontramos en los mercados cualquier cantidad y variedad de mercancías.

El ejemplo clásico de lo anterior, bien conocido por los liberales, y retomado por Milton y Rose Friedman en su libro Libertad de elegir, es el texto de Leonard E. Read, titulado Yo lápiz (que se puede leer es este mismo sitio, aquí), en el cual se explica de qué manera se lleva a cabo el proceso de producción de los lápices, proceso que es el resultado de la acción humana, pero no del diseño humano, desde el momento en el cual no hay un solo ser humano con todos los conocimientos, y todas las habilidades, necesarios para poder producir un lápiz de la A a la Z, de tal manera que dicha producción es el resultado de las aportaciones de todos aquellos que tienen una parte de las habilidades y conocimientos necesarios para producir un lápiz, aportaciones que deben coordinarse de alguna manera un tanto cuanto misteriosa, desde el momento en el que ese proceso, el de la producción del lápiz, no es resultado del diseño humano. Entonces, ¿cómo se lleva a cabo? Por medio del mercado, es decir, a través de los intercambios entre oferentes y demandantes, intercambios por los que se coordinan, sin que nadie los coordine, los agentes económicos. Para mayores detalles léase Yo lápiz.

Explicar la función coordinadora del mercado es lo que le falta al MIDE. Mientras no lo haga estará incompleto. Esperemos que pronto se corrija este defecto y que el MIDE sea mejor de lo que ya es.

• Cultura económica • Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus