MARTES, 18 DE OCTUBRE DE 2011
Los indignados

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Recientemente, en varios países del mundo, han aparecido grupos de indignados que muestran su enojo ante la situación prevaleciente, pero ¿quién se lleva la mayor causa de indignación entre la población?”


Recientemente, en varios países del mundo, han aparecido grupos de indignados que muestran su enojo ante la situación prevaleciente, particularmente por la muy lenta recuperación del crecimiento económico después de la crisis que inició en 2008 y que se ha reflejado en tasas de desempleo relativamente elevadas, con el agravante que el tiempo promedio de estar desempleado ha aumentado significativamente, con las consecuencias negativas que ello implica sobre la trayectoria futura de ingresos laborales. Este sería por ejemplo el caso de España, en donde la tasa de desempleo general se ha mantenido por arriba del 20% de la fuerza laboral pero entre los jóvenes, es todavía mayor, llegando a casi el 40%.

Asimismo, hay otro grupo de indignados que protestan por la percepción de que los culpables de que la prevaleciente situación económica son las instituciones financieras, sin que tomen en consideración que gran parte de los problemas actuales se derivan de que diversos países adoptaron en el pasado políticas fiscales insostenibles. Este tipo de indignados son, por ejemplo, los que se han unido al movimiento “Ocupa Wall Street”, mismo que ha surgido en un contexto en donde el crecimiento de la economía estadounidense se ha reducido y de que la tasa de desempleo está prácticamente estancada en 9% de la fuerza laboral no agrícola.

Otro grupo de indignados son los empleados públicos griegos, españoles, portugueses e italianos quienes han visto reducidas sus prebendas y sus privilegios ante los graves problemas de deuda pública que enfrentan.

Otros indignados más son los eslovacos quienes rechazaron en una primera votación la aprobación requerida de acuerdo a las reglas de la Unión Europea para ampliar el Fondo Europeo de Estabilización Financiera, con el argumento conocido de los mexicanos de ¿“y yo por qué?”.

Un grupo más de indignados, compuesto realmente por muy pocos individuos, es de los ricos. Ellos, encabezados por Warren Buffet, están indignados porque pagan una tasa media impositiva menor que la mayor parte de los contribuyentes. Es como para dar risa su indignación. Los que deberían estar indignados son los que pagan una tasa impositiva mayor.

La semana pasada apareció otro grupo de indignados: los usuarios de Blackberry, quienes para conversar se vieron obligados a hablar.

En México también hay varios individuos indignados con: la patética calidad de la educación, con un sistema educativo secuestrado por los líderes del SNTE; el deterioro cada vez mayor en cuestión de seguridad pública; la rampante corrupción de los funcionarios públicos en todos los niveles de gobierno; la baja calidad de los bienes y servicios provistos por los monopolios gubernamentales PEMEX y CFE; lo caro de las telecomunicaciones, sector dominado por una empresa con poder monopólico; la alta incidencia de pobreza en el país; la baja calidad de la programación de las dos cadenas de televisión abierta; la falta de transparencia en el ejercicio del gasto público; la impunidad con la que se cometen los delitos en el país; la ineficiencia y parcialidad del poder judicial a la hora de garantizar los derechos privados de propiedad y el cumplimiento de los contratos. Y otros.

Pero quien se lleva la mayor causa de indignación entre la población son, sin duda, los diputados. Su irresponsabilidad es escandalosa. Tienen al país viviendo en la mediocridad y nada les importa.

• Democracia mexicana • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus