MARTES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2011
Libre comercio y crecimiento económico

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac L. Sánchez







“La apertura comercial y su efecto positivo sobre el crecimiento es uno de los pocos renglones en los cuales existe consenso entre los economistas.”


Cuando usted abre este portal y lee nuestras opiniones, observa que todos estamos de acuerdo en ciertos temas, pero como ya habrá notado los consensos que aquí manejamos no se encuentran generalizados, las ideas aquí expresadas generan fuertes disensos. Lo anterior es el resultado de un claro conflicto de visiones que se sustenta en ideologías en pugna. El conflicto es un claro indicador de la existencia de verdades relativas, sujetas siempre a comprobación.

Sólo en una muy pequeña cantidad de temas encontramos consenso, uno de ellos es el libre comercio y su efecto positivo sobre el crecimiento económico. Desde Adam Smith (1776), los economistas han abogado por el libre comercio, ya que suponen conduce a una mayor prosperidad nacional. De acuerdo con las teorías del comercio internacional conocidas, una nación que se abre al comercio puede alcanzar una mayor eficiencia en su producción y altos niveles de vida especializándose en aquello que tiene ventaja comparativa. El comercio se considera una oportunidad para ampliar el mercado y para obtener todo aquello que localmente no es posible producir. En suma, los economistas opinan que el libre comercio permite una mayor prosperidad.

¿Cómo se comprueba lo anterior? Un primer método consiste en observar un conjunto de datos internacionales y ver si existe una correlación positiva entre alguna medida de apertura comercial y prosperidad. La mayor parte de evidencia indica que esto ocurre. Los economistas Andrew Warner y Jeffrey Sachs estudiaron esta relación para el periodo 1970 a 1989 y encontraron que entre las naciones desarrolladas, las economías abiertas crecieron al 2.3% anual, mientras que las economías cerradas crecieron al 0.7% anual. Entre las economías en desarrollo, las economías abiertas crecieron al 4.5% anual, mientras que las economías cerradas crecieron al 0.7% anual. Aunque estos resultados parecen confirmar que la libertad de comercio conduce a una mayor prosperidad, no son concluyentes, ya que la correlación no implica causalidad. Es posible que cerrarse al comercio esté correlacionado con varias políticas gubernamentales restrictivas y sean éstas las que retardan el crecimiento.

Un segundo método consiste en ver qué ocurre cuando una economía cerrada remueve sus restricciones al comercio. La  mayor parte de evidencia apunta a que las naciones que se abren a la economía mundial típicamente observan un mayor crecimiento económico. Esto ocurrió en Japón en los 50s del siglo XIX, Corea del Sur en los 60s del siglo XX, y Vietnam en los 90s del siglo XX. Pero nuevamente, la correlación no implica causalidad. La liberalización comercial fue a menudo acompañada por otras reformas, y es difícil separar los efectos del comercio de los efectos de otras reformas.

Un tercer método para medir el impacto del comercio sobre el crecimiento, propuesto por Jeffrey Frankel y David Romer, consiste en mirar el impacto de la geografía. Algunos países comercian menos simplemente porque geográficamente están en desventaja. Por ejemplo, algunos países tienen salida al mar, mientras otros no la tienen. Las características geográficas están correlacionadas con el comercio, pero no con otros determinantes de la prosperidad económica, por ello pueden ser usadas para identificar el impacto causal del comercio sobre el ingreso. Los estudios realizados por los investigadores antes citados encontraron que un incremento de un punto porcentual en la tasa de comercio incrementa el ingreso por persona en al menos medio punto porcentual.

Un cuarto método consiste en analizar un país en particular antes y después de la apertura comercial. Si tomamos como referencia a México, el resultado no es satisfactorio, ya que el crecimiento era mayor cuando la economía se encontraba cerrada. La evidencia para México indica, en un primer momento, que el comercio ha deteriorado el crecimiento, pero esto es un error, ya que en realidad lo que detiene el crecimiento no es la apertura, sino la existencia de fallas estructurales que han sido difíciles de corregir, como es la falta de competencia económica, el deterioro del Estado de derecho y la debilidad para hacer cumplir los contratos. La economía mexicana estaría creciendo todavía menos si no se hubiera dado la apertura comercial.  

Ahora bien, existe otro impacto de la apertura comercial sobre la economía mexicana que ha sido muy bien documentado: la profundización de la divergencia económica regional. Resulta que a raíz de la apertura, los estados de la frontera norte crecen más que los demás, particularmente los del sur. En este sentido, la apertura ha generado una mayor desigualdad regional. ¿Es mayor el efecto macro positivo de la apertura que el efecto desigualdad regional? A la fecha no existen estudios que hayan abordado esta cuestión, pero creo que la apertura era necesaria, que fue tardía y que las desigualdades regionales tiene que ser corregidas por medio de la intervención pública, ya que estamos en presencia de una falla del mercado.   

En lo general, la mayor parte de evidencia empírica apunta que: la apertura al comercio internacional es buena para el crecimiento económico. La apertura comercial y su efecto positivo sobre el crecimiento es uno de los pocos renglones en los cuales existe consenso entre los economistas. Las investigaciones presentadas en diferentes revistas académicas, usando alguno de los cuatros métodos indicados, han dado cuenta de la relación y es ésta evidencia y no la posición ideológica la que ha creado un consenso en torno a la importancia del comercio libre.

El comercio hoy en día…
En una nota reciente de The Economist [30/10/2011], se indica que desde el inicio de la crisis financiera, nuevas restricciones al comercio han aparecido en el escenario mundial. El riesgo de proteccionismo se ha incrementado con el empeoramiento del clima económico, lo que ha conducido a la Organización Mundial de Comercio a revisar su pronóstico de crecimiento del comercio mundial en 2011 de 6.5% a 5.8%. Aún existen muchas restricciones al comercio. Considerando como indicador de apertura comercial la suma de las exportaciones e importaciones de un país como proporción de su PIB, se tiene que los Estados Unidos tiene un grado de apertura apenas superior al 20%, mientras Corea del Sur tiene un grado de apertura superior al 80%, seguido de Alemania con un 65% de apertura. Con lo que estamos lejos de vivir en un mundo libre, al menos en materia comercial.  

• Globalización / Comercio internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus