LUNES, 13 DE MARZO DE 2006
Elecciones 2006: Un estudio de casos (IV)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Un caso específico: Cómo las propuestas “irracionales” son, en el contexto de la seducción de los electores, perfectamente “racionales” para la finalidad del partido o del candidato: Obtener votos.”


El pasado lunes 6 de marzo, el columnista político Salvador García Soto (periódico El Universal, “Serpientes y escaleras”) difundió una versión acerca de un ríspido encuentro que habrían tenido en el mes de febrero el candidato del PRD, Andrés M. López (AL) y el hombre de negocios Roberto Hernádez (RH), quien fue uno de los principales accionistas de Banamex, banco vendido en 2001 a Citigroup.

 

Lo que nos interesa aquí, al margen de juicios de valor, es mostrar cómo la “racionalidad” de los candidatos y de los electores puede moverse en distintos planos (incluído el de la aparente “irracionalidad”) sin que el comportamiento de unos u otros deje de ser “racional”.

 

Se trató de un encuentro privado al que convocó el Grupo Televisa, en el que AL expuso algunas de sus propuestas y los asistentes –vinculados de una u otra forma a Televisa- le hicieron preguntas específicas. García Soto indica que AL no sabía de antemano que RH estaría presente. Reproduzco el intercambio verbal entre ambos según el columnista:

 

            RH: “Señor candidato, yo quisiera preguntarle si usted tiene algún problema personal conmigo”.

 

AL: “Ningún problema señor, solamente que pague usted sus impuestos” (Se infiere que AL reclama a RH que no haya pagado impuestos por la venta del banco).

 

            RH: “Pero yo no hice nada ilegal, todo lo que hice fue legal”.

 

AL: “Yo no sé si fue legal o no (subrayado mío), pero lo que usted hizo, obtener ganancias de ese tamaño y no pagar impuestos, es inmoral, ofende al pueblo”.

 

            RH: “Pero yo le insisto si usted tiene algún tipo de problema personal…”

 

            AL: “Ninguno, que pague usted sus impuestos, y los va a tener que pagar en 2007”.

 

Lo más importante de este diálogo es que muestra claramente cómo el candidato formula su propuesta en un terreno extrajurídico, de supuesta “superioridad moral”: RH pagará no porque lo diga la ley (eso es irrelevante en el argumento) sino porque “es inmoral obtener ganancias de ese tamaño y no pagar impuestos”.

 

En el marco de la normalidad democrática (Estado de Derecho y división de poderes) el reclamo del candidato, que al cierre del diálogo se convierte en oferta-promesa-amenaza (“usted pagará -porque yo ganaré-”) es improcedente y su oferta derivada es irrealizable (simplemente, por la no retroactividad de la ley, aun en el supuesto de que la ley cambiase gravando ese tipo de operaciones en el mercado bursátil) y debe tacharse de “irracional”. Sin embargo tiene una sólida lógica interna una vez que el votante potencial ha comprado la premisa de partida implícita en la oferta: Esta no es una contienda legal, sino una lucha “moral”.

 

Mañana: cómo la promesa “moral” es, en realidad, la oferta de un satisfactor emocional para un grupo de electores.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus