Pesos y contrapesos
Feb 10, 2012
Arturo Damm

Gobiernos irresponsables = problemas para todos

Si hay algún campo de lo fiscal en el cual las reglas del juego deben ser las correctas, en el cual las mismas deben estar bien redactadas, y en el cual a quien no las cumpla se le sancione de manera ejemplar, ese es el de la deuda gubernamental.

Urge poner en tinta sobre papel las reglas de buena conducta gubernamental, sobre todo en materia económica o, dicho de otra manera, resulta indispensable, en materia fiscal, institucionalizar la prudencia, que para muchos gobiernos, sobre todo estatales, hoy brilla por su ausencia, lo cual representa una espada de Damocles colgando sobre la cabeza de los habitantes de dichos estados, y si no me creen lo de la mentada espada pregúntenle a los griegos, que están pasando las de Caín por la irresponsabilidad fiscal de sus gobiernos, en general y, en lo particular, por la excesiva contracción de deuda.

En México, a nivel del Gobierno Federal, la cuestión fiscal se ha manejado con relativa prudencia en los últimos años, lo cual apunta en la dirección correcta, sobre todo en materia de deuda. Desafortunadamente, a nivel de algunos gobiernos estatales las cosas han sido muy distintas, tal y como lo muestran los números, recientemente presentados por la Secretaría de Hacienda. Considerados en su conjunto, la deuda de los 32 gobiernos estatales, más la del gobierno capitalino, aumentó en 2011, con relación a 2010, 24 por ciento, siendo los casos más preocupantes los siguientes: Zacatecas, aumento de 444 por ciento; Coahuila, de 342; Campeche, 208; Morelos, 125; Nayarit, 76; Chiapas 73, y Colima 70 por ciento de incremento en la deuda del gobierno estatal.

Al margen del monto del endeudamiento ya contraído, y del porcentaje de aumento en las deudas, hay que preguntar por el destino que se le dio a ese dinero, ya que, ¡concediendo mucho!, la única deuda que debe contraer un gobierno es aquella que, invertida en proyectos productivos, genere ingresos para su pago. ¿Qué porcentaje de las deudas de los gobiernos mencionados, y del aumento en esos pasivos, fue invertido de tal manera, en proyectos productivos, generadores de ingresos? Si no lo fueron solamente es cuestión de tiempo para que, o por medio del aumento de impuestos, o de la reducción en la provisión de bienes y servicios gubernamentales, a los contribuyentes se les obligue a pagar una deuda que no contrajeron, todo ello como que dos más dos son cuatro.

Si hay algún campo de lo fiscal en el cual las reglas del juego deben ser las correctas, en el cual las mismas deben estar bien redactadas, y en el cual a quien no las cumpla se le sancione de manera ejemplar, ese es el de la deuda gubernamental. Desafortunadamente en México, tanto a nivel federal como estatal, nada de ello es realidad, y los resultados están a la vista, desde Colima hasta Zacatecas, pasando por Chiapas, Coahuila, Nayarit, Campeche y Morelos.

¿Cuáles fueron los gobiernos estatales bien portados en materia de endeudamiento? Sonora, con reducción en su deuda del 10 por ciento; Baja California, con 11; Guerreo e Hidalgo con 7; Querétaro con 6, y San Luis Potosí con una reducción del 4 por ciento en su deuda, todo lo cual apunta en la dirección correcta, alejando la espada de Damocles de la cabeza de sus gobernados.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos