LUNES, 20 DE FEBRERO DE 2012
Estatismo = costosa e inútil burocracia

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“El estatismo es el negocio de los parásitos.”


A los candidatos a la presidencia que andan prometiendo sin ton cosas como, pensión universal, seguro médico universal, más bancos de desarrollo, más secretarías dedicadas a la “ciencia”, más y más monopolios del gobierno en salud y educación, y en general más subsidios de la cuna a la tumba, les invito a checar los siguientes datos para que abandonen su postura irresponsable que no es más que demagogia pura.

La semana pasada la Auditoria Superior de la Federación (ASF) dio a conocer su Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010. Algunas de las cifras dadas a conocer son muy preocupantes para la estabilidad de las finanzas públicas. Y nos referimos al enorme costo que representa para el presupuesto las pensiones del gobierno.

De acuerdo a la ASF, las pensiones gubernamentales representan ya en el siglo XXI un 30% del PIB (el escalofriante dato se traduce en pesos en un déficit actuarial del orden de los 3 billones 321 mil millones). Dicha cifra se reparte en las siguientes instancias.

En el IMSS los pasivos laborales ascendieron a un billón 765 mil millones de pesos con un déficit actuarial del orden de un billón 731 mil millones de pesos. De acuerdo a la ASF, este déficit requeriría que el gobierno hiciera aportaciones por 133 años para cubrirlo.

En el ISSSTE los pasivos laborales sumaron 401 mil 647 millones de pesos con un déficit actuarial estimado de 157 mil 235 millones de pesos.

Para la CFE y PEMEX se estimaron pasivos laborales, en conjunto, por un billón 192 mil millones de pesos, con un déficit actuarial del orden de un billón 184 mil millones de pesos, requiriéndose 31 años de aporte gubernamental (del contribuyente para ser exactos) para cubrir dicho déficit.

Finalmente, la ASF señala que los pasivos laborales de IMSS, ISSSTE, universidades públicas, banca de desarrollo (esa que inventaron los priistas y que tanto aman los panistas), paraestatales, Suprema Corte de Justicia, y Banco de México en 2010 representaron el 86.5% de la deuda pública bruta y 118.1% del gasto neto presupuestario.

Curioso, porque ya los priistas se rasgan las vestiduras y exigen una explicación al actual gobierno. Y decimos curioso, porque a los priistas se les olvida que ellos fueron los que comenzaron a crear éste monstruo de pasivos durante el intenso estatismo que ejercieron durante más de 70 años.

Ojo, los datos arriba señalados son de la burocracia federal, pero poco se sabe del enorme costo y crecimiento exponencial de las burocracias estatales; algunos estudios estiman que la burocracia de los estados replica fácilmente a la federal.

Los liberales no nos cansaremos de señalar que el crecimiento exponencial de un ejército de burócratas de todo tipo representa un verdadero lastre para las finanzas de cualquier país. Ahí está el enorme cúmulo de pasivos que ha dejado la expansión desbordada del aparato burocrático en países como España, Grecia e Italia. Definitivo, burocracia costosa e inútil y desarrollo económico no se llevan.

Y la causa la encontramos en el intervencionismo gubernamental que se traduce en crear secretarías y más secretarías costosas e inútiles (ya el peje nos salió con su ridiculez “burrocrática” de crear la Secretaría de la Honestidad, vaya disparate, pero así se la gastan los políticos), enormes pulpos burocráticos e ineficientes de la salud como IMSS e ISSSTE (cuya burocracia supera al número de médicos y enfermeras), universidades “gratuitas”, monopolios de la educación y en general en cualquier dependencia que supuestamente “estimula” el desarrollo económico (los bancos de desarrollo en realidad son un pasivo, su existencia implica mayores costos que los beneficios que aportan-no lo entienden los tercos- y ahí están los datos duros).

 Y claro, no olvidar mencionar el presupuesto que es capturado por los parásitos chupeteadores del Erario que van desde sindicatos hasta empresarios que viven de la ubre gubernamental.

Tampoco omitir a los gobiernos estatales que de un año a otro duplican, triplican y más su nivel de deuda pública. Como olvidar el caso Coahuila. Eso sí, a estirar la mano a la federación cuando las arcas están vacías. 

Por ejemplo, desde que llegó el PRD al gobierno del DF, las dependencias burocráticas y la deuda pública se han disparado. Cómo olvidar la llegada de Marcelo; luego, luego decretó la creación, de golpe y porrazo, de 4 nuevas secretarias costosas e inútiles (había que darle chamba a los cuates), claro todo a cargo del contribuyente.

Definitivo, antes de darle más recursos al gobierno debemos obligarlo a que ajuste su tamaño, a que gaste bien y rinda cuentas, pues los pasivos que se van creando como las pensiones se convierten en una verdadera pesadilla para la salud de las finanzas públicas, en una pesadilla que se traduce luego en altísimos impuestos para los contribuyentes productivos que mantienen a las enormes burocracias parasitarias.

Ya todos los candidatos hablan de reforma fiscal, pero dudo que para gastar mejor y reducir los impuestos.

Ahí están los datos duros, el estatismo no es negocio, salvo para los parásitos que se sirven de él.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus