Pesos y contrapesos
Abr 16, 2012
Arturo Damm

Combate al lavado de dinero: ¿Qué tan eficaz?

Si algo enseña el análisis económico del derecho es que unas pueden ser las intenciones de quienes establecen, desde el gobierno, las reglas del juego, y otros los resultados una vez que esa reglas se ponen en práctica con la intención de incentivar o restringir determinadas conductas. Bien puede ser que el resultado sea lo opuesto a lo buscado. Ejemplos sobran, como lo es todo lo relacionado con la prohibición y combate al comercio y consumo de drogas.

Si algo enseña el análisis económico del derecho, es que unas pueden ser las intenciones de quienes establecen, desde el gobierno, las reglas del juego, imponiendo restricciones o generando incentivos, y otros los resultados una vez que esa reglas se promulgan con la intención de normar, a partir de la generación de determinados incentivos o de la imposición de ciertas restricciones, la conducta de las personas. Bien puede ser que el resultado sea opuesto al buscado. Ejemplos sobran, ¡pese a lo cual no se aprende!

Lo anterior viene a cuento porque hace unos días la Secretaría de Hacienda dio a conocer, en el Diario Oficial, más medidas destinadas a combatir el lavado del dinero, medidas que deberán cumplir, esta vez, las casas de cambio, con el fin de evitar que “presten ayuda, auxilio o cooperación de cualquier especie para la comisión de delitos”, mismos que en este caso se reducen, en esencia, a uno, el lavado de dinero, definido como las actividades por las cuales se pretende encubrir el origen de recursos obtenidos por medio de conductas ilegales o criminales. El fin del lavado es que el dinero obtenido de manera criminal o ilegal se incorpore al sistema financiero, con las ventajas que ello trae consigo.

Tomadas en cuenta las nuevas medidas destinadas a combatir el lavado de dinero, y teniendo claro en qué consiste el mismo, la pregunta es ¿cuál es el objetivo del combate gubernamental al lavado del dinero? Respuesta: pegarle financieramente a los narcotraficantes, respuesta que a su vez plantea esta otra pregunta: ¿con qué fin? Respuesta: combatir el consumo de drogas, que es el problema de fondo. Así las cosas las intenciones del gobierno son las siguientes: 1) evitar el lavado del dinero, para pegarle financieramente a los narcotraficantes; 2) pegarle financieramente a los narcotraficantes para hacer menos atractiva la oferta de drogas; 3) hacer menos atractiva la oferta de drogas para que, como consecuencia, haya menos oferta, con el fin de que, como resultado, haya menos consumo, que es el problema de fondo.

La anterior es la “lógica” que explica la razón de ser del combate gubernamental al lavado de dinero, que no es más que un medio para lograr el fin último: reducir (¿eliminar?) el consumo de drogas, momento de preguntarnos si ese medio – el combate al lavado de dinero -, es eficaz para conseguir el fin último – la reducción del consumo de drogas -. ¿Es eficaz? Para responder hay que tomar en cuenta lo siguiente.

En primer lugar hay que considerar la primera ley de los mercados, que afirma que allí donde hay demanda, si el consumidor está dispuesto a pagar el precio a cambio del cual el oferente está dispuesto a proveerlo, habrá oferta, sin pasar por alto que al consumo de drogas, por tratarse de un vicio, le corresponde una demanda inelástica, lo cual quiere decir que los aumentos en el precio (consecuencia, por ejemplo, de la prohibición del comercio y consumo), tendrán poco efecto disuasorio sobre la cantidad demandada y el consumo. Hasta donde yo sé no existe un solo caso en el cual la prohibición gubernamental del comercio de alguna mercancía haya podido más que la primera ley de los mercados, prohibición gubernamental del comercio de drogas que no ha podido (ni podrá, ¡entiéndalo de una buena vez por todas!), más que la mentada ley, al margen de cuánto, y de qué manera, combata el gobierno el lavado de dinero.

En segundo lugar hay que preguntarse si, suponiendo eficaz el combate al lavado de dinero, de tal manera que no se vuelva a lavar un peso fruto del comercio de drogas, ello tendrá como consecuencia, de acuerdo a la “lógica” que explica el combate gubernamental a dicho lavado, pegarle financieramente a los narcotraficantes con el objetivo de hacer menos atractiva la oferta de drogas. En pocas palabras: suponiendo la eficacia del combate gubernamental al lavado del dinero, ¿el resultado será una menor oferta de drogas y por lo tanto, ¡y esto es lo más importante!, una menor demanda? No, de ninguna manera, y la razón es la siguiente.

Supongamos que, producto del narcotráfico, el narcotraficante genera utilidades netas anuales de, digamos, cien millones de dólares, mismos que, dada la total eficacia gubernamental en contra del lavado de dinero, no puede invertir en ningún negocio, ni financiero ni de ningún otro tipo, de tal manera que ese dinero no le producirá ni un dólar de interés o de ganancia. Gracias a la eficacia del gobierno se cumplió el primer paso de la “lógica” que explica el combate gubernamental al lavado de dinero: pegarle financieramente a los narcotraficantes, evitando que puedan poner a trabajar dicho dinero. Cumplido el primer paso, ¿se cumplirá el segundo, el relacionado con hacer menos atractiva la oferta de drogas, consecuencia de haberle pegado financieramente a los narcotraficantes? No, claro que no se cumplirá, y ello por dos razones. Primera: el golpe financiero no se debió a algún revés en el tráfico de drogas, que le generó al narcotraficante una utilidad neta de cien millones de dólares, comercio de drogas que sigue siendo rentable, sino a la imposibilidad de lavar ese dinero, ¡de los males el menor! Segunda: si el narcotraficante no puede lavar dinero, es decir, si no puede poner trabajar en su provecho los ingresos obtenidos por el tráfico de narcóticos, ¿renunciará a ellos dejando de traficar? ¿Qué lógica mueve al narcotraficante (y de hecho a cualquier otro agente económico)? ¿La lógica del todo o nada o la lógica del de lo menos lo más? El que el narcotraficante no pueda lavar dinero, dada la eficacia del gobierno en su combate contra el mismo, ¿será razón suficiente para que renuncie a los cien millones de dólares de ganancia neta? Es más (y hago la pregunta sin saber la respuesta), con relación al narcotráfico, ¿qué es más rentable: la venta de drogas o el lavado del dinero producto de esa venta?

Termino como empecé. Si algo enseña el análisis económico del derecho, es que unas pueden ser las intenciones de quienes establecen, desde el gobierno, las reglas del juego, y otros los resultados una vez que esa reglas se ponen en práctica con la intención de incentivar o restringir determinadas conductas. Bien puede ser que el resultado sea lo opuesto a lo buscado. Ejemplos sobran, como lo es todo lo relacionado con la prohibición y combate al comercio y consumo de drogas, lo cual incluye al combate al lavado de dinero, combate poco eficaz en función del fin último que se busca - reducir el consumo de drogas -, y muy eficaz en imponer lastres y obstáculos a las actividades financieras, con todo lo que ello supone en términos de progreso económico (no hace mucho, en una casa de cambio del aeropuerto, no pude cambiar, a pesos, ochocientos, ¡nada más ochocientos!, dólares. ¿De qué me habrán visto cara?), y todo por el afán del gobierno de ser ángel de la guarda, y como tal preservarnos de todos los males, comenzando por aquellos que podamos hacernos a nosotros mismos, gobierno ángel de la guarda que es la causa de los problemas aquí tratados.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza
Arturo Damm
• Visión panorámica