MIÉRCOLES, 18 DE ABRIL DE 2012
Propuesta de AMLO, ¿La correcta?

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué propone López Obrador para incentivar la baja en el precio, en concreto, de las gasolinas: competencia o subsidio? ”


López Obrador ha propuesto, entre otras muchas cosas, y con el fin de apuntalar las actividades productoras de los mexicanos, que, de llegar a la presidencia (así, con minúsculas, para no caer en la tentación), abaratará los energéticos: gasolinas, diesel, electricidad, gas, lo cual, si se hiciera correctamente, sin duda alguna apuntalaría la producción de mercancías, la generación del ingreso y la creación de empleos, lográndose esto, repito, si se hiciera lo correcto para incentivar la baja en el precio de los energéticos.

¿Cuál es la manera correcta de intentar que bajen los precios de las mercancías, de los bienes y servicios? La mayor competencia posible por el lado de la oferta, para lo cual el gobierno debe permitir a todo el que quiera, nacional o extranjero, participar en todos los sectores de la actividad económica y en todos los mercados de la economía. La pregunta es si esto es lo que tiene contemplado López Obrador con el fin de, y supuesto su triunfo en las elecciones, abaratar los energéticos.

En el caso de la gasolina (para poner un ejemplo), lo expuesto en el párrafo anterior supone que se le permita a cualquiera, nacional o extranjero, abrir gasolineras e importar la gasolina de donde, previas cuentas, todo el asunto le resulte el mejor negocio posible, nada de lo cual supone, ¡líbrenos Dios!, ni la privatización de Pemex, y mucho menos del petróleo. Todo lo anterior significa, nada más, ¡pero nada menos!, la generación de competencia en el último eslabón de la cadena de producción de gasolina, el correspondiente al de su oferta al consumidor final.

La manera correcta para intentar bajar el precio de las mercancías es la competencia. ¿Cuál es la incorrecta? La que ya se aplica (con relación a la gasolina), y que no es otra más que el subsidio, que para este 2012 se calcula de 26 mil 182 millones de pesos, equivalentes al 10 por ciento del presupuesto de la Secretaría de Educación Pública, o al 23 del de la Secretaría de Salud, subsidio que, de manera correcta, el gobierno ha venido eliminando (los gasolinazos, tan criticados por los defensores de la economía ficción, pero tan necesarios desde el punto de vista del realismo económico), subsidio por obra y gracia del cual, lo que los consumidores dejan de pagar en el precio de las gasolinas, los contribuyentes acaban desembolsando por el cobro de impuestos.

¿Qué propone López Obrador para incentivar la baja en el precio, en concreto (para seguir con el ejemplo), de las gasolinas: competencia o subsidio? Sus seguidores responderán que lo que propone es la construcción de cinco nuevas refinerías, para aumentar la oferta de gasolina hecha en México, cuyo precio sería menor que la importada. Sin embrago, todo indica que la propuesta a favor de dicha construcción no pasa de ser una ocurrencia, es decir, una promesa demagógica sin mucho sustento técnico, y para tenerlo claro véase el siguiente artículo de Ricardo Medina: http://www.asuntoscapitales.com/articulo.asp?ida=6233, o este otro de Isaac Katz: http://www.asuntoscapitales.com/articulo.asp?ida=6239. ¿Hay duda?

• Reforma energética • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus