LUNES, 7 DE MAYO DE 2012
Bastiat tenía razón

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Gobernar es hoy sinónimo, sobre todo, de redistribuir.”


Si analizamos las campañas electorales de los cuatros candidatos – incluido Quadri, “el único” liberal de los cuatro -, todos proponen, además de ser gobierno, ser, en mayor o menor medida, pero siempre en alguna, desde ángeles de la guarda hasta hadas madrinas y, como tales, preservarnos de todos los males, tarea propia de los ángeles de la guarda, y concedernos todos los bienes, labor que identifica a las hadas madrina, momento de recordar que las tres tareas esenciales del gobierno son garantizar la seguridad contra la delincuencia, impartir justicia, y proveer los bienes y servicios públicos, que realmente sean públicos, y de los cuales no se deba prescindir (lo cual quiere decir que son pocos los bienes y servicios públicos que el gobierno debe proveer: una mínima parte del total).

Si analizamos las campañas electorales de los cuatros candidatos nos damos cuenta que todos, en mayor o menor medida, pero todos en alguna, proponen, además de gobierno gobierno, gobierno ángel de la guarda y gobierno hada madrina, todo lo cual supone ir más allá de la relación gobernante – gobernado para crear, en el caso del gobierno ángel de la guarda, una relación protector responsable - protegido irresponsable y, en el caso del gobierno hada madrina, una relación proveedor omnipotente - proveído impotente, relaciones en las cuales el gobierno protector y proveedor asume responsabilidades que, como gobierno, no le corresponden, ya que su tarea no es combatir en contra de todos los males y a favor de todos los bienes. El mal que el gobierno debe combatir es la delincuencia y el bien que debe proveer es la justicia.

El que en mayor o menor medida, pero todos en alguna, los candidatos propongan gobiernos ángeles de la guarda y hadas madrina, le da la razón a Federico Bastiat, quien, en un texto aparecido en el Diario de Debates, con fecha de 25 de septiembre de 1848, definió al Estado, y en concreto al gobierno, “como la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza por vivir a expensas de todo el mundo”, definición que pinta de cuerpo entero a cualquier gobierno que pretenda hacer algo más que garantizar la seguridad contra la delincuencia, impartir justicia, y proveer los bienes y servicios públicos, que realmente sean públicos, y de los cuales no se deba prescindir, sin olvidar que hoy no hay gobierno que, en mayor o menor medida, pero siempre en alguna, no pretenda hacer algo más que las tres tareas señaladas y ser, además de gobierno gobierno, gobierno ángel de la guarda y gobierno hada madrina, razón por la cual la definición bastiatiana del gobierno resulta hoy universal: “El gobierno es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza por vivir a expensas de todo el mundo”.

Para entender la definición de Bastiat lo primero que hay que hacer es reconocer que el gobierno no es capaz de darle todo a todos, razón por cual solamente le da algo a algunos, sin olvidar, uno, que ese algo que a algunos les da previamente se lo tuvo que haber quitado a otros y, dos, que nunca le da a algunos la misma cantidad que le quitó a otros, y ello por una razón muy sencilla: el gobierno cobra por hacer su tarea, de tal manera que a unos les quita diez, se queda con dos, y a otros les da ocho.

No es posible que todo el mundo viva a expensas de todo el mundo, de tal manera que, bajo ciertas circunstancias, lo que se logra es que algunos vivan a expensas de otros, lo cual resulta moralmente reprobable y económicamente ineficaz. ¿Bajo qué circunstancias unos pueden vivir a expensas de otros? Bajo las circunstancias propias del robo: el ladrón vive a expensas de sus víctimas, lo cual resulta moralmente reprobable - se viola el derecho a la propiedad privada, el derecho del ser humano al producto íntegro de su trabajo -, y económicamente ineficaz - el resultado es un juego de suma cero, por el cual lo que el ladrón gana es igual a lo que su víctima pierde, lo que no sucede con el intercambio, que es un juego de suma positiva, por el cual ambas partes ganan -.

¿Qué es lo que realmente propone un candidato cuando promete algo más que garantizar la seguridad contra la delincuencia, que impartir justicia, y que proveer los bienes y servicios públicos, que realmente sean públicos, y de los cuales no se deba prescindir? Lo que propone es quitarles a unos para darles a otros o, dicho de otra manera, redistribuir en contra de unos (aquellos a quienes les quita) y a favor de otros (aquellos a quienes les da), previo cobro de sus retribuciones (el gobierno cobra - de hecho se cobra - por lo que hace), con lo cual logra que unos (los que reciben, que son clientela presupuestaria) vivan a expensas de otros (a los que se les quita, que son contribuyentes), todo ello por intermediación del gobierno redistribuidor, que, como lo señala el mismo Bastiat, siempre tiene dos manos, “una para recibir (es decir: para quitar)[1] y otra para dar (es decir: para redistribuir)[2] o, dicho de otro modo, la mano fuerte y la mano suave”, sin pasar por alto que “la actividad de la segunda está necesariamente subordinada a la actividad de la primera”, lo cual confirma que  el gobierno es incapaz de darle todo a todos, razón por cual solamente puede darle algo a algunos, sin olvidar que ese algo que, por conducto de la mano suave, les da a algunos, previamente, por obra y gracia de la mano fuerte, se lo tuvo que haber quitado a otros.

Si bien es cierto que los candidatos no prometen todo a todos, si prometen algo a todos, y ese algo que prometen a cada uno va más allá de garantizar la seguridad contra la delincuencia, de impartir justicia, y de proveer los bienes y servicios públicos, siendo que ese algo que prometen a cada uno tiene que ver, o con la satisfacción de alguna necesidad (por ejemplo: guarderías para madres solteras), o con la defensa de algún interés (por ejemplo: subsidios para empresarios), momento de recordar que la tarea del gobierno es garantizar derechos, ¡que realmente lo sean!, no la de satisfacer necesidades, mucho menos la de defender intereses, defensa de intereses y satisfacción de necesidades   que se consiguen por medio de la redistribución, es decir, de quitarle a unos para darle a otros, lo que no sucede cuando el gobierno cobra impuestos para garantizar la seguridad contra la delincuencia, para impartir justicia, y para proveer los bienes y servicios públicos, ya que todo ello lo debe hacer para todos y por igual.

Es imposible que todos vivan a expensas de todos, de tal manera que, bajo ciertas circunstancias, lo que se consigue es que algunos vivan a expensas de otros, circunstancias propias del robo, ¡y del gobierno redistribuidor!, al que aspiran, en mayor o menor medida, pero siempre en alguna, los cuatro candidatos a la presidencia. Gobernar es hoy sinónimo, sobre todo, de redistribuir.


[1] Paréntesis mío.

[2] Idem.

• Elecciones México 2012 • Redistribución

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus