LUNES, 7 DE MAYO DE 2012
Los 10 mandamientos del peje

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“Con López en el poder seguro regresa el viejo populismo de LEA y JOLOPO combinado con el autoritarismo chavista de Venezuela.”


Cuando escribo este artículo, aún no ha sucedido el debate entre los candidatos al presidencia. No obstante me adelanto, porque sé que algunas de las sandeces abajo señaladas saltarán a la vista en especial las de López Obrador. Me dieron en la calle uno de sus panfletos cuyo encabezado es “10 PROPUESTAS PARA RESCATAR A MÉXICO”. Yo le llamaría más bien “10 propuestas para hundir a México.”

1. Combatir la corrupción y abolir los privilegios de los altos funcionarios públicos para ahorrar 600 mil millones de pesos del presupuesto y liberar estos fondos para el desarrollo del país.

Suena bien, ¿quién en su sano juicio se opone a que la corrupción se elimine? El problema con López Obrador como siempre es el cómo. López siempre hace énfasis en bajar los sueldos a los funcionarios públicos. Perdón, pero no sé de dónde le salen las cuentas. Aún cuando de golpe se redujeran los salarios y sueldos de los altos burócratas, la reducción presupuestal sería mínima y por cierto, no es la solución óptima, pues con sueldos bajos no es atractivo para cualquier hombre y/o mujer capaz el ser atraído a la función pública, pues los ingresos en el sector privado ya de por sí son muy superiores a lo que se cobran en el gobierno. Y suponiendo sin conceder que López lograra esa reducción de 600 mil millones de pesos, ¿en qué reasignaría esos recursos?, ¿desarrollo del país? Eso me suena a nuevos subsidios. Seguro, en crear nuevas limosnas y/o dependencias públicas, que si la Secretaría de la Ciencia, que si la Secretaría de la Honestidad, que si la Secretaría de los Pobres ó peor aún reasignar los recursos ahorrados en revivir a la quebrada y corrupta Compañía de Luz. No, a López no le creo un ápice cuando me habla de combatir la corrupción y menos cuando me acuerdo del señor de las ligas, Bejarano, metiéndose en su bolsillo billete tras billete para contentar a un buscador de rentas y apoyar a la entonces campaña pejista del 2006 (¿de veras López no sabía?), o cuando me acuerdo de su secretario de finanzas, Ponce, jugando en la vegas, o cuando me acuerdo de los segundos pisos y de cómo se asignó de manera discrecional a los contratistas. López y corrupción no son palabras peleadas.

2. Vamos a crear un millón 200 mil nuevos empleos por año.

Sí como no, en especial cuando López desprecia cualquier reforma laboral que haga más flexible la contratación y el despido de los trabajadores. Para empezar son las empresas las que crean los empleos, no los gobiernos. Cuando López habla de crear más de un millón de empleos por año, seguro, pero en el gobierno. López con su enfermizo estatismo, crearía más y más dependencias gubernamentales, más universidades pejistas, más y más burocracia. Cuando dejó el poder en la Ciudad de México, el DF ya tenía las tasas más altas de desempleo entre los jóvenes (datos INEGI). Con López lo único seguro es que se crearían nuevos empleos en la burocracia, empleos que no son productivos, que no generan riqueza y que sólo nos cuestan en el bolsillo a usted y a mi amigo lector.

3. Me comprometo a no permitir las prácticas monopólicas, vamos por el contrario, a impulsar la libre competencia, y de esta manera los integrantes de la clase media van a ahorrar el 10% de sus ingresos.

Y por qué no mejor ahorrarnos 20, 30 o 40%, liberalizando de una vez por todas al sector energético y eliminando de una vez por todas a los monopolios como Pemex y CFE. No, el señor López no aprecia al libre mercado porque simple y sencillamente no lo comprende. Es ilógico pretender apoyar a la libre competencia y a la vez afirmar que se está a favor de los monopolios del gobierno. Además López lo ha dejado ver entre líneas cuando critica a Salinas; afirma que en el período salinista “nos despojaron” de “nuestro patrimonio” y nos “quitaron” empresas como Telmex, líneas aéreas, televisoras, ferrocarriles, empresas mineras, etc. Con López lo único garantizado sería la reestatización de estos sectores, al igual de cómo lo vienen haciendo sus contrapartes en Argentina y Bolivia. López y libre competencia están peleados también.

4. Vamos a reducir, a bajar el precio de las gasolinas, del diesel, del gas y de la luz.

La manera correcta para que un precio baje es elevando la oferta que es liberalizar mercados interna y externamente y/o que la demanda se reduzca. Una manera correcta de bajar los precios es abrir los mercados energéticos a la competencia y ello no pasa por la mente estatista de López. Y luego se queja López de que lo comparen con Hugo Chávez. Lo que López ofrece es vil demagogia. Su oferta para bajar los precios que menciona es por la vía de los subsidios, del derroche fiscal que ya en el pasado endeudó y empobreció a México. Los únicos precios correctos son los precios sombra, aquellos que reflejan la escasez y/o costo social de oportunidad de producir un bien. Subsidiar energéticos cuesta muchísimo; en lo que va del 2012 (primer trimestre) por gasolina el gobierno erogó 55 mil millones de pesos, por lo que se estima que al terminar el año, el subsidio fácilmente rebase los tradicionales 200 mil millones de pesos. Subsidiar energéticos es subsidiar a los que más tienen, y lo peor, pone en serio peligro la estabilidad de las finanzas públicas, pero ello es lo que menos le importa a López, pues sus asesores económicos son keynesianos y falsamente creen que la salvación de la economía está en el gasto público deficitario. Otra vez, subsidiar energéticos es demagogia pura y sólo enamora a los electores más ignorantes en materia económica.

5. No aumentarán, ni se crearán nuevos impuestos, por el contrario, se eliminará el IETU.

Afirmación más falsa no puede haber. Cuando se prometen dar más pensiones a todos, seguro médico universal (en esto López y el PAN andan igual de populistas), más becas, más dinero a mujeres embarazadas y madres solteras, más medicinas gratuitas, universidades “gratis” para todos, y el larguísimo etcétera de los llamados “programas sociales”, y a la vez se afirma que los impuestos no subirán, se trata de una reverenda mentira. A mayor gasto público, mayores impuestos para todos. López ya gobernó el DF y lo único que hizo fue endeudar a la Ciudad de México de manera espectacular y subir arbitrariamente el impuesto predial para poder sostener sus populismos. En este mandamiento a López le crece la nariz como a Pinocho.

6. Vamos a apoyar con créditos baratos sin burocratismos, a los pequeños y medianos productores, pequeños y medianos comerciantes y pequeños y medianos empresarios.

Ah, caray, yo creí que todo aquel que emprendía un negocio y/ produjera algo para satisfacer una necesidad era un empresario, pero me encuentro que López (y su redacción) separan a productores, comerciantes y empresarios. Bueno, el punto es que no hay peor banca que la del gobierno. Ya en el pasado se ha demostrado, el gobierno presta dinero (dinero de los contribuyentes), y lo de menos es si lo proyectos son rentables, lo importante es ganar votos. Pérdidas y más perdidas es lo que arrojan los mal llamados bancos de desarrollo (deberían llamarse bancos del subdesarrollo). Cuando rescatan a algún banco del subdesarrollo nos lo anuncian en las noticias como “reestructuración” del banco. Patrañas. No es papel del gobierno el dar créditos al sector privado. Cuando los gobiernos hacen eso están violando los derechos de propiedad de los contribuyentes. Lamentablemente ésta práctica tanto el PAN como el PRD se la han copiado al viejo PRI corporativista. Lo mejor que el gobierno puede hacer para facilitarle la vida a los negocios medianos y pequeños es no fastidiarlos con altos impuestos, no joderlos con multas y más multas, no estar extorsionando so pena de clausura como es práctica común en el DF.

7. Mejorará la calidad de la enseñanza y vamos a garantizar cien por ciento de cobertura en la educación. Todos los estudiantes de preparatoria recibirán una beca mensual.

Otra vez el disparate. Gratuidad educativa y calidad simplemente no se llevan, por eso la educación que imparte el gobierno está del nabo. Y nuevamente, cobertura total (¿y qué con la calidad?), becas y más becas, otra vez, más populismo educativo, y López cínicamente afirma que los impuestos no subirán. Si quieren un sistema educativo de calidad, que los profesores concursen por las plazas, que los padres de familia tengan la libertad de escoger al colegio de su preferencia, que el sistema educativo no reciba subsidios millonarios sin rendir cuentas y estar desvinculado de la calidad educativa. Si se va a reformar el sistema educativo de educación básica, se debe optar por subsidiar a la demanda (a los estudiantes) no a la oferta (a los colegios y profes improvisados).

8. Me comprometo a dar prioridad al trasporte público y a evitar que aumenten por encima de la inflación los precios del pasaje

Vaya, otra vez la mentira. Durante toda su gestión en el DF, López mantuvo irresponsablemente subsidiado al metro (y la calidad de este transporte era y sigue siendo muy mala) y a la mafia de los peseros. Nuevamente, no tengo por qué creer que el transporte público tendrá tarifas actualizadas, y menos calidad (y menos que no haya comerciantes ambulantes que sólo estorban el paso en especial en las horas pico). Con López en el poder, el metrobus, hasta ahora no subsidiado, pasaría a tener “tarifas congeladas”.

9. Vamos a serenar al país atendiendo las causas del delito con un amplio programa de desarrollo social que combata la pobreza y la desigualdad.

De nuevo, López y su populismo. Creer que el crimen organizado se combate con populismo, con mayor gasto público generalizado, es un grave error. Lo que en México está pendiente es rediseñar el Estado de Derecho y ello no pasa por dilapidar recursos. El populismo es tan bueno con los pobres que los multiplica, y ello claro, es el mejor camino a que la delincuencia aumente.

10. Vamos a aplicar en todos los asuntos polémicos y de interés público, el método de la consulta ciudadana, el plebiscito y el referéndum

El camino al infierno está lleno de buenas intenciones. Lo más popular es ofrecer que todos los asuntos de política pública sean consultados a los ciudadanos (en especial lo que López llama asuntos polémicos). Un gobierno tiene como responsabilidad tomar decisiones y enfrentar consecuencias en las urnas si éstas estas estuvieron mal. Lo demás es escudarse en la voluntad del pueblo y ello no es más que dicatudura de las masas. Si mañana le pregunto “al pueblo” si quiere pensión para la vejez, sin esfuerzo alguno, obvio, la enrme mayoría me responderá que sí, y ello es el camino más próximo a la dictadura impositiva, que implica más y onerosos cargos del gobernante hacia el contribuyente. Con López la “consulta popular mañosa” sería el perfecto camino para convertirse en dictador. Ya vimos como toma las decisiones con sus seguidores (basta con observar un mitin pejista). López quiere consultar al pueblo, porque él mismo se siente “el pueblo”.

Con López en el poder seguro regresa el viejo populismo de LEA y JOLOPO combinado con el autoritarismo chavista de Venezuela. No me queda la menor duda.

• Populismo • Demagogia • Elecciones México 2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus