LUNES, 27 DE AGOSTO DE 2012
Las campañas presidenciales en EU

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Es demasiado pronto para pronosticar quién ganará las elecciones presidenciales de noviembre próximo. Lo que está claro es que será una elección cerrada y que las campañas mantendrán el lamentable nivel que han tenido hasta ahora de ataques personales y no de polémica de altura.”


Después de muchos años de observar con detenimiento la política en Estados Unidos debo decir que nunca había yo visto una campaña presidencial más sucia que la actual entre los candidatos Barack Obama, Presidente en funciones, y Mitt Romney, exgobernador del estado de Massachusetts.

El promedio de las cinco encuestas más recientes a nivel nacional tomadas entre el 15 y el 21 de agosto pasados, arroja un virtual empate con sólo 0.4% a favor de Obama, cifra varias veces inferior al margen de error de estos sondeos.

La tendencia registrada desde la selección de Paul Ryan por parte de Romney como candidato a la vicepresidencia, tiene a la pareja Republicana acortando la brecha con los Demócratas de Obama, al tiempo que el vicepresidente en funciones y candidato para la relección en ese puesto Joe Biden, con una larga historia de decir imprudencias, ha estado particularmente activo metiendo la pata recientemente.

El Presidente Obama y sus aliados, conscientes de que la campaña de relección no podía sustentarse en sus logros pues la cosecha ha sido más que magra, se han dedicado a atacar a Romney con todo tipo de fabricaciones y mentiras, que incluyen el cargo de haber asesinado a una señora cuyo marido perdió su empleo a resultas de una adquisición que hizo el banco de inversión que fundó Romney, Baine Capital.

Resulta que toda esta historia es un engaño. La señora que murió mantuvo su seguro médico a pesar del desempleo de su marido y su deceso ocurrió cinco años después de la quiebra de la empresa en la que éste había trabajado, en cualquier caso todo ello ocurrió muchos años después de que Romney hubiera salido de Baine Capital.

Hasta ahora esta sucia estrategia le ha funcionado bien a Obama pues dada la pésima situación de la economía de EU, con una tasa de desempleo de 8.3% y una recesión económica que amenaza con volver de acuerdo a las últimas predicciones de la Oficina Presupuestal del Congreso, el Presidente debiera estar muy atrás de su contrincante en las preferencias del electorado, pero ese no es el caso.

La falaz pero efectiva campaña de los Demócratas ha forzado a su contrincante a defenderse y le ha impedido concentrarse en desmenuzar el récord de Obama a casi cuatro años de haber asumido la presidencia: un gasto público monumental e insostenible sustentado en una deuda enorme y creciente con el resto del mundo.

El principal logro de la administración de Obama fue la aprobación legislativa de un plan de cobertura médica para atender a 32 millones de ciudadanos que hoy carecen de tal servicio pero que de acuerdo a análisis realizados por entidades especializadas no partidistas, eleva los costos de un ya de por sí carísimo sistema médico.

Otro problema que se ha agravado notablemente en EU en los últimos cuatro años es el de una regulación excesiva de la actividad económica pero que en algunos casos, como el de la extracción de carbón, es de especial gravedad pues esa industria completa está por quebrar con graves consecuencias en regiones electorales clave.

Cada vez que Romney y sus aliados tratan de enfocar su campaña en la negativa situación y perspectiva económica, que es su carta fuerte, surgen otros temas como el de su oposición radical al aborto, que galvaniza a la extrema derecha del partido Republicano pero que repele a los votantes independientes, necesarios para ganar.

Algo similar ha ocurrido con la discusión sobre política fiscal: mientras Romney y Ryan tratan de enfocarse en la necesidad de una reforma a fondo que baje tasas pero elimine los múltiples resquicios y tratos especiales que favorecen a los ricos, Obama contrataca afirmando que los Republicanos sólo quieren favorecer a los millonarios y acusando a Romney de no haber pagado impuestos en años, lo que es otra falacia.

Es demasiado pronto para pronosticar quién ganará las elecciones presidenciales de noviembre próximo pues aún faltan las convenciones de los partidos, en las que se nominará formalmente a los candidatos, y los cuatro debates entre ellos. Lo que está claro es que será una elección cerrada y que las campañas mantendrán el lamentable nivel que han tenido hasta ahora de ataques personales y no de polémica de altura.

• Elecciones EU2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus