VIERNES, 19 DE OCTUBRE DE 2012
Opacidad, ¿base del poder sindical?

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Luis Pazos







“En México el poder de los grandes sindicatos no deriva del número de miembros, sino de los cuantiosos recursos que reciben del gobierno y que manejan sin ninguna transparencia ni rendición de cuentas.”


Los sindicatos son gremios cuyo objetivo en una sociedad democrática es representar y proteger los intereses de grupos de trabajadores. Su presencia como grupo intermedio es tan válida y necesaria como la de los gremios patronales, de comerciantes o industriales.

Pero cuando un sindicato acumula privilegios a cambio de componendas políticas y en lugar de proteger a los trabajadores los utiliza, les vende plazas y se constituye en un monopolio de mano de obra, el único canal para trabajar en una dependencia o empresa, se convierte en un gremio antisocial, equivalente a un cartel o mafia.

En México el poder de los grandes sindicatos no deriva del número de miembros, sino de los cuantiosos recursos que reciben del gobierno y que manejan sin ninguna transparencia ni rendición de cuentas.

De una población económicamente activa de 49 millones, más del 90%, trabajan sin sindicatos, y menos del 10% son sindicalizados. Y de este 10% menos de la mitad son controlados por grandes sindicatos, cuyos líderes se enriquecen y compran impunidad en el Congreso con el dinero que reciben del gobierno. Esa minoría organizada de líderes tiene secuestrado al Congreso de México y han dictado la política laboral del país.

A esa minoría de líderes sindicales las leyes les permiten hacer y deshacer con las cuotas de los trabajadores y el dinero que reciben del fisco. Ese añejo grupo son quienes bloquean las reformas estructurales para seguir disponiendo de miles de millones sin la obligación de transparentar y rendir cuentas del dinero de los impuestos que reciben a través de dependencias gubernamentales, de las empresas estatales y de grandes empresas.

Los legisladores no pueden pedir a los ciudadanos que paguen cabalmente los impuestos, cuando no son capaces de requerirle por ley a un pequeño, pero rico, grupo de líderes sindicales que transparenten y den cuenta del dinero que reciben de nuestros impuestos y de los trabajadores.

• Problemas económicos de México • Impuestos • Sindicatos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus