VIERNES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2012
Comisión anticorrupción

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Para acabar con la corrupción lo que hay que realmente atacar es la fuente original que la genera: Hay que transitar hacia una regulación eficiente, transparente y no discrecional de los mercados.”


Existe la percepción generalizada de que México es un país en donde prevalece una alta incidencia de corrupción, como lo refleja el puntaje en el Índice de Transparencia Internacional que es de 3.6. Vivir en un entorno de corrupción cuesta y mucho. Es un juego de suma negativa. Con la corrupción, el país como un todo pierde ya que se invierte menos y se crece menos.

El Presidente Electo Enrique Peña Nieto propone crear una Comisión Nacional Anticorrupción independiente que tenga la capacidad de investigación para presentar los casos de corrupción ante la PGR para que sea ésta quién presente los casos ante los tribunales. La pregunta es si funcionará y si con ello se logrará abatir significativamente la corrupción.

Hay básicamente cuatro grandes tipos de corrupción. La primera, que podríamos denominar corrupción “al menudeo”, como son las mordidas a los policías, al que recoge la basura, al que hace el trámite para conectar una vivienda a la red de electricidad o de agua potable, etcétera. Este tipo de actos de corrupción, que Transparencia Mexicana estima en alrededor de 200 millones de hechos en el 2010, y que le cuesta más a las familias más pobres, obviamente cae fuera del ámbito de una comisión nacional e incluso de comisiones estatales, por lo que difícilmente se abatiría.

El segundo tipo es la corrupción que genera la excesiva e ineficiente regulación de los mercados. Tener una regulación que le da el poder discrecional a un burócrata para otorgar, condicionar, retrasar o denegar un permiso o una licencia, genera obviamente las condiciones para que éste actúe como un buscador de rentas y lo que hace efectivamente, es apropiarse de una parte de las utilidades que generaría un proyecto de inversión de las empresas privadas, lo que deriva, a final de cuentas, en una menor inversión. Aunque este tipo de corrupción se ha abatido al nivel federal, sigue prevaleciendo al nivel de los gobiernos estatales y municipales. Aquí una comisión anticorrupción sí puede tener un efecto pero lo que hay que realmente atacar es la fuente original que genera estos actos de corrupción es decir, hay que transitar hacia una regulación eficiente, transparente y no discrecional de los mercados.

El tercer tipo de corrupción es el que se deriva del ejercicio presupuestal de los gobiernos en obras públicas. Nuevamente, aunque al nivel del gobierno federal este tipo de corrupción sí se ha abatido debido a la mayor transparencia, lo mismo no sucede en los gobiernos estatales y municipales, en donde en muchas de las ocasiones sigue prevaleciendo la opacidad en la concesión de los contratos y en donde el burócrata encargado de asignar las obras públicas actúa como un buscador de rentas. Aquí sí puede actuar la citada Comisión si el agente privado que participa en un concurso decide denunciar.

Finalmente, el cuarto tipo de corrupción, tal vez el más grave, es el que se da en la procuración e impartición de justicia. Policías, ministerios públicos y tribunales corruptos derivan en que en México el 97% de los delitos del fuero común se cometen impunemente. Y aquí no se ve cómo podría actuar la citada comisión.

Abatir la corrupción es crucial para transitar hacia un estado de mayor desarrollo económico. La evidencia internacional al respecto es muy clara: entre menor sea la incidencia de corrupción, mayor es el nivel de desarrollo y de bienestar de la población. Queda por ver si la Comisión que se propone es aceptada por el Congreso y si funciona. Ojalá.

• Corrupción

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus