Aquelarre Económico
Ene 4, 2013
Manuel Suárez Mier

Se hicieron tontos

Los aliados e industrias favoritas de Obama se ven beneficiadas mientras que el país se queda esperando la solución de fondo para sus crecientes problemas financieros, ¡increíble!

En el último momento el Congreso y la administración de Barack Obama lograron un acuerdo para evitar que Estados Unidos cayera en el abismo fiscal que discutimos la semana pasada pero lo acordado sólo pospone por unas semanas decisiones que llevarán a un renovado enfrentamiento político y se logró a un elevado costo.

En forma por demás peculiar y sólo unas horas antes de que terminara el año, el líder de la minoría Republicana en el Senado Mitch McConnell inició el proceso llamando al Vicepresidente Joe Biden para preguntarle si no quería la Casa Blanca empezar a negociar con él, lo que eventualmente llevó a la redacción de un proyecto de ley que unas horas después aprobó el pleno del Senado con solo 8 votos en contra.

El Senado envío a la Cámara Baja su texto, en el entendido que no había tiempo para que ésta modificara parte alguna del proyecto de ley si se quería evitar caer en el precipicio, y a regañadientes votaron los diputados, 257 a favor, la mayoría de ellos Demócratas, y 185 oponiéndose, con los Republicanos votando dos a uno en contra.

Una vez terminado, el proyecto de ley se le envió a Obama para su firma, que tuvo que ser electrónica pues el Presidente ya había partido de regreso para Hawái en el avión presidencial, Air Force #1, a un costo para los causantes de EU de 180 mil dólares por hora de vuelo, para un total de 7 millones de dólares en esta vacación.

Obama podía haberse evitado regresar a Washington (costo del vuelo redondo, 3 millones de dólares) pues su presencia no sólo fue inútil sino contraproducente, al aparecer en televisión el último del año, cuando las negociaciones entre el Senado y el Vicepresidente estaban en lo más álgido, para repetir su mantra de que había que subirle los impuestos a los ricos pero que no habría reducción alguna del gasto.

El dispendio del dinero de quienes pagan impuestos en EU del vacacionista Obama presenta la metáfora perfecta de la actitud de su gobierno para los dineros públicos, pues el paquete que finalmente se aprobó no hace virtualmente nada para cerrar el enorme déficit fiscal de EU que en el 2012 fue de 8.5% del PIB.

Los elementos esenciales de la ley aprobada son:

  • Aumento permanente de las tasas del impuesto sobre la renta a personas físicas con más de 400 mil dólares de ingreso anual, del 35 por ciento al 39.6 por ciento.

  • El impuesto sobre ganancias de capital se incrementa del 15 al 20 por ciento, también en forma permanente y para quienes ganen arriba de 400 mil dólares.

  • El impuesto sobre herencias se eleva de 35 a 40 por ciento, exceptuando los primeros 5 millones de dólares que se indexarán a la inflación.

  • Los cortes automáticos en el gasto público, que discutimos la semana pasada, se posponen por dos meses, y el gasto concomitante se financiará transfiriendo dinero de las cuentas Individuales de Retiro y ajustes no definidos al gasto.

  • Se mantienen las exenciones impositivas para los ciudadanos de bajos ingresos.

  • Se arregla en definitiva el Impuesto Mínimo Alternativo que se diseñó hace más de 40 años para que los ricos no eludieran completamente pagar impuestos pero no adoptó ningún mecanismo para corregir la inflación, con lo que ha sido necesario ajustarlo anualmente para evitar que afecte a causantes de ingresos medios.

  • En igual situación están los pagos autorizados a los doctores que participan en el programa nacional de seguro médico conocido como Medicare, que cada año hay que ajustarlos pues de no hacerlo las tarifas caerían a niveles inaceptables. En este caso, el ajuste aprobado fue por sólo un año de nueva cuenta.

  • Expira la exención que se le daba a las contribuciones para seguridad social como proporción de la nómina, que regresa al 6.2 por ciento del 4.2 por ciento adoptado hace dos años para ayudar a los asalariados a enfrentar la crisis financiera.

El alto costo de pasar este bodrio legislativo, que sólo pospone unas semanas el ajuste de fondo que hay que hacer, radica en el gasto desperdicioso que trae consigo, desde subsidios a los generadores eólicos, a la fabricación de ron en Puerto Rico, a los productores de películas de Hollywood, a los fabricantes de motocicletas eléctricas y a los fabricantes de algas para producir biocombustibles no contaminantes.

Los aliados e industrias favoritas de Obama se ven beneficiadas mientras que el país se queda esperando la solución de fondo para sus crecientes problemas financieros, ¡increíble!



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción