Hablando en plata
May 2, 2013
Luis Pazos

Los mitos laborales

Los grandes sindicatos, como el de maestros, PEMEX, CFE y el IMSS, no han ayudado al desarrollo del país, son los causantes de enormes gastos, corrupción y subsidios que directa o indirectamente pagan los demás trabajadores.

En el Día Internacional del Trabajo se conmemora a los llamados mártires de Chicago, anarquistas que murieron en 1886 en protestas por mejores salarios y una jornada laboral de 8 horas.

En aquel tiempo se pensaba, aún en EUA, que a través de los grandes sindicatos, huelgas, presiones a los patrones y al gobierno, los trabajadores lograrían mejores salarios y niveles de vida.

Las experiencias del siglo pasado demuestran que en los países donde hubo gobiernos que se decían de los trabajadores, se expropiaron empresas privadas, se impusieron impuestos confiscatorios o el gobierno se convirtió en el principal o único capitalista, fue donde más aumentó el desempleo y disminuyeron los salarios reales.

Actualmente está claro para cualquier estudioso de las ciencias sociales, que no esté deformado por fanatismos ideológicos o políticos, que ni los sindicatos ni las legislaciones laborales proteccionistas, aumentan en forma sostenida los niveles de vida de la mayoría de los trabajadores. Lo más que logran es beneficiar a unos pocos a costa del desempleo o menores sueldos de la mayoría.

De nada sirven legislaciones laborales altamente proteccionistas para los trabajadores si no hay empleos. Y no hay empleos porque no hay inversión y no hay inversión porque a los inversionistas los desincentivan los sindicatos y las excesivas leyes laborales, como lo demuestran las experiencias del siglo pasado.

En México los grandes sindicatos, como el de maestros, PEMEX, CFE y el IMSS, no han ayudado al desarrollo del país, son los causantes de enormes gastos, corrupción y subsidios que directa o indirectamente pagan los demás trabajadores.

Ya es tiempo que enterremos mitos laborales que le han costado a México desempleo y migración de trabajadores a EUA, aunque han favorecido a líderes y a una minoría de sindicalizados privilegiados, que tienen altos salarios con poca productividad y pensiones del doble o triple de la mayoría de los trabajadores que sí producen.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción