LUNES, 6 DE MAYO DE 2013
Reforma fiscal y progreso económico (X)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La principal crítica que se le hace el IUV es por ser un impuesto en cascada. ¿Qué tan grave es que lo sea?”


En la última entrega de esta serie expliqué, con un ejemplo sencillo, cómo funciona el IVA, explicación que se resume así: 1) a lo que se cobra de IVA se le resta lo que se paga de IVA; 2) salvo en el caso del consumidor final quien, precisamente por serlo, y no tener la oportunidad de vender, sí paga el IVA completo. El Impuesto Único a las Ventas, el IUV, funciona de manera distinta.

¿Cómo opera el IUV? Consideremos un IUV del 10 por ciento y supongamos la siguiente secuencia. 1) La empresa A produce el bien X1, que ofrece a un precio de 100 pesos. 2) La empresa B le compra a A el bien X1, por el que A le cobra 100 pesos, del precio, más 10 pesos, del IUV, en total 110 pesos. A le debe al fisco 10 pesos de IUV. 3) La empresa B transforma X1 en el bien X2, que ofrece a un precio de 150 pesos. 4) La empresa C le compra a B el bien X2, por el que B le cobra 150 pesos, del precio, más 15 pesos, del IUV, 165 pesos en total. B le debe al fisco 15 pesos de IUV. 5) La empresa C transforma X2 en el bien X3, que ofrece a un precio de 200 pesos. 6) La empresa D le compra a C el bien X3, por el que C le cobra 200 pesos, del precio, más 20 pesos, del IUV, en total 220 pesos. C le debe al fisco 20 pesos de IUV. 7) La empresa D transforma X3 en el bien X4, que ofrece a un precio de 250 pesos. 8) El consumidor final E le compra a la empresa D el bien X4, por el que D le cobra 250 pesos, del precio, más 25 pesos, del IUV, 275 pesos en total. D le debe al fisco 25 pesos de IUV.

Comparemos. Con el IVA (véase el artículo anterior) la empresa A paga 10 pesos; la B, 5; la C, 5; la D, 5, y el consumidor final 25 pesos, de tal manera que la recaudación total es de 25 pesos. Con el IUV la empresa A paga 10 pesos; la B, 15; la C, 20; la D, 25, y el consumidor final 25 pesos, de tal manera que la recaudación total suma 70 pesos, clara muestra de que el IUV es lo que se llama un impuesto en cascada, o impuesto acumulativo, es decir, uno por el cual, conforme se avanza en la tributación, desde el primer productor (en este caso la empresa A, que produce X1) hasta el último (en este caso la empresa D, que produce X4), la cantidad pagada peso sobre peso va aumentando, máxima cantidad que también acaba pagando el consumidor final (en este caso E, que le compra a D el bien X4).

La principal crítica que se le hace el IUV es por ser un impuesto en cascada. ¿Qué tan grave es que lo sea?

Continuará.

• Reforma fiscal • Política fiscal • Impuestos • Serie: Reforma fiscal y progreso económico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus