Jaque Mate
Jun 20, 2013
Sergio Sarmiento

Mancera y la violencia

El Distrito Federal sigue siendo una entidad relativamente segura en un país de gran violencia.

Parece que la luna de miel ya terminó. Miguel Ángel Mancera, que fue electo en 2012 con el 63 por ciento de la votación como jefe de gobierno del Distrito Federal, y que ha mantenido tasas de aprobación superiores al 50 por ciento pese a los conflictos de la ciudad, ha empezado a sufrir un golpeteo de los medios de comunicación. Periódicos, revistas y emisiones de radio y televisión, incluso los considerados de izquierda, han mostrado una actitud crítica ante un supuesto incremento de la criminalidad.

Varios acontecimientos puntuales han generado esta percepción. Quizá el más importante fue el levantamiento el 26 de mayo de al parecer 12 jóvenes provenientes del barrio de Tepito en un bar llamado Heaven en la Zona Rosa y la ejecución el 6 de junio de cuatro jóvenes en un gimnasio de la colonia Morelos. La intensa cobertura de los medios ha generado una percepción, promovida abiertamente por algunos comentaristas y editorialistas, de que el Distrito Federal está viviendo una crisis de inseguridad.

La información estadística disponible, sin embargo, no señala un agravamiento de la inseguridad. Claro que hay hechos de violencia. En los cinco primeros meses de 2013 se registraron 336 homicidios dolosos. Pero aunque es un incremento de 20 sobre los 316 de enero-mayo de 2012, la tasa se mantiene en alrededor de 2.2 diarios.

¿Es mucho o poco? Es la misma tasa que llevó en el pasado a sostener que la ciudad de México era una de las más seguras del país. De hecho, según la información que el INEGI publica para toda la república, el número de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes fue en el Distrito Federal de 12 en 2011. Es una cifra baja para nuestro país, que registró ese año 24 homicidios por cada 100 mil habitantes. La peor entidad fue Chihuahua, con 136, seguida de Sinaloa y Guerrero con 71.

La ciudad de México dista de encontrarse en los peores lugares. Tampoco se acerca, sin embargo, al desempeño de Yucatán y de Chiapas, que con 3 y 4 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2011, fueron las entidades más seguras del país.

Lo anterior no significa que la ciudad de México no tenga problemas de seguridad. Los funcionarios del gobierno capitalino han mantenido que no hay delincuencia organizada en el Distrito Federal. Todo depende, sin embargo, de cómo se defina ésta. Claramente hay en la urbe venta de droga que realizan grupos organizados. El Consejo Ciudadano de Seguridad Pública apunta que de los 336 homicidios de enero a mayo de 2013, un 30 por ciento tuvo como móvil la venganza y un 40 por ciento una riña. El D.F. no puede quedar aislado de la violencia generada por la guerra contra las drogas.

Pero de ahí a afirmar que se ha registrado un súbito ascenso de la violencia hay una enorme distancia. El Distrito Federal sigue siendo una entidad relativamente segura en un país de gran violencia. La situación, si acaso, se encuentra estable, independientemente de las opiniones que ofrezca la “comentocracia” nacional.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante