VIERNES, 5 DE JULIO DE 2013
Espionaje

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Lo que queda por solventarse dentro de EU es la tensión entre los defensores de la libertad individual y quienes creen que la seguridad nacional justifica la intromisión gubernamental. ”


La información que ha sido revelada por el hoy célebre soplón Edward Snowden del intenso espionaje que realiza el gobierno de los Estados Unidos, ha sorprendido e indignado a parte de su población pero mucho más a los extranjeros que consideran que no es aceptable que ellos sean espiados por agencias del gobierno de EU.

El espionaje ha existido desde tiempos inmemoriales, como relata la Biblia cuando Moisés envía a doce espías a explorar las tierras de Canaan que Dios le había prometido al pueblo israelita, pero que requerían de una labor de reconocimiento para determinar las probabilidades de éxito de invadir tales territorios.

El espionaje y la decodificación de mensajes cifrados del enemigo, han sido de enorme importancia para ganar guerras, como lo ilustra el caso del telegrama Zimmermann enviado a México en 1917 para invitar a nuestro gobierno a invadir EU en alianza con Alemania y Japón. El mensaje fue interceptado por espías ingleses que al mostrarlo al gobierno de EU lo forzaron a entrar en la I Guerra Mundial.

Conforme ha avanzado la tecnología también lo han hecho las técnicas del espionaje como lo vemos en la información revelada por Snowden: cobertura masiva de mensajes de internet y llamadas telefónicas en el mundo entero que, con el apoyo de supercomputadoras, ayudan a establecer patrones de comportamiento en las comunicaciones, lo que a su vez permite detectar amagos a la seguridad nacional.

La entidad del gobierno de EU encargada de estos programas de vigilancia es la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), creada en 1952 para escuchar las comunicaciones telefónicas y la transmisión de datos del mundo entero. Es mucho menos conocida que la CIA pero de una gran efectividad.

El corazón del debate que se ha desatado en EU al conocerse la amplitud y profundidad del escrutinio de su gobierno es si es legal intervenir comunicaciones de ciudadanos comunes y corrientes que no son sospechosos de haber cometido crimen alguno y sin que un juez haya ordenado analizar esos mensajes.

Estos programas no implican que las autoridades escuchen esos mensajes, simplemente los ordenan a nivel agregado, y registran: a quién llama la gente, cuándo, por cuanto tiempo, etc., y en caso de detectar patrones sospechosos, se obtiene la orden de un juzgado especial en secreto para iniciar una investigación.

El director de la NSA en testimonio frente al Congreso declaró en días pasados que sus métodos de espionaje generaron excelentes resultados que ayudaron a prevenir “docenas de ataques terroristas” aunque la evidencia al respecto no es concluyente pues en muchos casos se utilizaron también métodos tradicionales de investigación.

La necesidad de un espionaje efectivo adquiere otras dimensiones cuando se considera lo vulnerables que se han vuelto los países en los que prácticamente todos los sistemas esenciales para funcionar están controlados por computadores.

Un ataque cibernético exitoso puede interferir con las redes de distribución eléctrica, los oleoductos, las comunicaciones y los sistemas bancarios, con el acopio de registros de operaciones, con el funcionamiento de la cadena de distribución de bienes y servicios, con los transportes aéreo, ferroviario y urbano, como lo muestra un estudio reciente del Consejo de Ciencias de Defensa (Defense Science Board).

Los piratas cibernéticos ya han causado graves perjuicios apropiándose de información sobre sistemas de armamento, diseño de nuevas armas y métodos de combate, pero la posibilidad de sembrar el caos en una sociedad moderna “sin electricidad, dinero, comunicaciones, radio, televisión y gasolina” es aterradora.

La consecuencias internacionales del vasto programa de espionaje de EU también han sido muy serias: los franceses lo están utilizando como pretexto para postergar el inicio de las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio Transatlántico; los alemanes invitan a sus ciudadanos a dejar de usar servidores de EU como Google; y los bolivianos están furiosos por la inspección del avión presidencial en Austria.

Previsiblemente la tormenta diplomática pasará pero es muy probable que los países aliados de EU busquen establecer protocolos para limitar el grado de intrusión del espionaje estadounidense sobre sus ciudadanos.

Lo que queda por solventarse dentro de EU es la tensión entre los defensores de la libertad individual, que consideran que estos programas de espionaje violan las garantías que establece la Cuarta Enmienda Constitucional contra la búsqueda o incautación “de sus personas, casas, papeles y efectos personales” sin bases sólidas, y quienes creen que la seguridad nacional justifica la intromisión gubernamental.  

• Liberalismo • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus