Pesos y contrapesos
Jul 25, 2013
Arturo Damm

Sistema de Seguridad Social Universal: las preguntas

¿A quién beneficiará? ¿A quién perjudicará? ¿Cuánto costará? ¿Quién pagará?

Peña Nieto señal que en septiembre mandará al Congreso de la Unión una propuesta de reforma con el fin de crear el Seguro Universal de Salud (que ojalá pudiera ser de salud –nadie se enfermaría– y no sólo de atención médica –que supone al enfermo–), reforma con la que se busca, así lo dijo el presidente, que todos los mexicanos cuenten con seguridad social, un seguro de desempleo y una pensión (se trata de un Sistema de Seguridad Social Universal), todo lo cual, como fin, está muy bien, dicho lo cual hay que considerar el tema de los medios para lograrlo.

Para empezar, ante tan buenas intenciones, hay que tener presente dos hechos (ojo: hechos). Primero: ningún gobierno puede darle todo a todos, razón por la cual sólo es capaz de darle algo a algunos, y ese algo que a algunos les da previamente se lo tuvo que haber quitado a otros. Segundo: dado que el gobierno cobra por quitar (recaudar impuestos) y dar (administrar los programas de gasto gubernamental), nunca es capaz de devolver (ni en dinero ni en especie) la misma cantidad que quitó.

Para continuar, y sin negar los buenos propósitos, hay que hacer, al considerar la intención del Seguro Universal de Salud, las siguientes cuatro preguntas: 1) ¿A quién beneficiará? 2) ¿A quién perjudicará? (por ejemplo: en términos del costo de oportunidad, es decir, de las opciones de gasto gubernamental a las que se renunciará para financiar el mentado seguro o, si no se pretende renunciar a ninguna opción de gasto, entonces en términos de los nuevos impuestos que se cobrarán para financiar un mayor gasto del gobierno). 3) ¿Cuánto costará? 4) ¿Quién pagará?

Al considerar un programa como el Seguro Universal de Salud, los supuestos beneficiarios debemos tener en cuenta lo dicho dos párrafos antes, que bien vale la pena repetir. Ningún gobierno le da todo a todos, razón por la cual sólo le da algo a algunos, y ese algo que a algunos les da previamente se lo tuvo que haber quitado a otros, sin olvidar que, ya que cobra por quitar y dar, el gobierno no es capaz de devolver la misma cantidad que quitó.

Al proponer un programa como el Seguro Universal de Salud los gobernantes deben tener las respuestas a las preguntas hechas dos párrafos antes, que mucho vale la pena volver a hacer. ¿A quién beneficiará? ¿A quién perjudicará? ¿Cuánto costará? ¿Quién pagará? Peña Nieto, ¿tiene las respuestas? Y si las tiene, ¿está dispuesto compartirlas con nosotros, para que nosotros –¡sobre todo los perdedores! – sepamos exactamente a qué atenernos con la puesta en marcha del Seguro Universal de Salud?

Apuesto doble contra sencillo: la puesta en marcha del Seguro Universal de Salud no supondrá eliminar partidas presupuestales para con ese dinero financiarlo, sino la recaudación de más impuestos (ya sea introduciendo nuevos, ya sea cobrando los actuales a tasas más elevadas), siendo que ese fin, la recaudación de más impuestos, tendrá la propuesta de reforma fiscal del Ejecutivo. ¿No?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante