Pesos y contrapesos
Jul 31, 2013
Arturo Damm

Pobreza, ¿Qué hacer? (I)

La mayoría de los mexicanos que sobreviven en la pobreza sí trabajan, pero su trabajo no es lo suficientemente productivo. Otro problema es qué tan justamente remunera el patrón al trabajador.

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social, CONEVAL, partiendo de los datos de la Encuesta Nacional Ingreso Gasto de los Hogares 2012, que levantó y publicó hace un par de semanas el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, INEGI, ha publicado el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México 2012, que presenta las cifras de pobreza, condición en la cual sobreviven varios millones de mexicanos, producto de las limitaciones para generar más riqueza en el país y, a su vez, limitante para generar más riqueza en México.

Según los datos del CONEVAL, en 2008 sobrevivieron en pobreza 48.8 millones de mexicanos, en 2010 fueron 52.0 millones, y en 2012 la cifra alcanzó los 53.3 millones de personas, aumento en la cifra absoluta de pobres, pero reducción en la cifra relativa: en 2008 en pobreza sobrevivió el 44.5 por cierto de la población, en 2010 (recesión del 2009 de por medio) el porcentaje fue del 46.2, y en 2012 fue del 45.5 por ciento, menor que el de 2010, pero todavía mayor que el de 2008.

Puntos porcentuales más o menos, el hecho es que mucha gente padece pobreza, que debe definirse, no como la carencia de bienes y servicios con los cuales satisfacer, por lo menos, las necesidades básicas (que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la salud y la vida del ser humano, entre las que hay que contar al ahorro, primer paso en el camino del progreso económico), sino como la incapacidad para, por medio de un trabajo productivo, generar un ingreso suficiente que alcance para, cuando menos, satisfacer esas necesidades básicas, lo cual quiere decir que, rectamente entendidas las cosas, la pobreza no se supera dándole satisfactores a los pobres, sino desarrollando en ellos el capital humano necesario (conocimientos teóricos y habilidades prácticas) para poder desempeñar un trabajo productivo, y dotándolos del capital físico indispensable (instalaciones, herramientas, maquinaria, etc.) para poner en práctica tales conocimientos y habilidades.

Se ha vuelto un lugar común, avalado por la lógica, y sobre todo aceptando que la pobreza consiste, no en la falta de satisfactores, sino en la incapacidad para participar en su producción, afirmar que la pobreza se supera, no redistribuyendo la riqueza, sino creándola, lo cual es cierto, pero no debiendo pasar por alto el siguiente “pequeño” problema: esa  riqueza la deben generar los pobres, para lo cual se necesita que se incorporen, productivamente, al mercado laboral, y en todo ello la palabra clave es productivamente, ya que la mayoría de los mexicanos que sobreviven en la pobreza sí trabajan, pero su trabajo, de entrada, no es lo suficientemente productivo. De salida el otro problema es qué tan justamente (y por ello entiendo, no en función de sus necesidades, sino de su productividad) remunera el patrón el trabajador.

En pobreza sobreviven millones de mexicanos, consecuencia de las limitaciones para generar más riqueza en el país y, a su vez, obstáculo para generar más riqueza en México. ¿Qué hacer?

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria