JUEVES, 15 DE AGOSTO DE 2013
Monopolios, ¿a cambio de qué?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“En ningún país del mundo y en ninguna época, los monopolios, ya sean estatales o privados, grandes o pequeños, han beneficiado a las mayorías.”


La competencia, que implica la existencia de varios fabricantes y comerciantes tratando de ganar la preferencia de los consumidores, es el mejor entorno social para la mayoría. La competencia obliga a los productores a reducir sus costos mediante innovaciones para vender a precios más bajos, con una mayor calidad y así mantener o aumentar las ganancias.

En sociedades atrasadas hay monopolios naturales, ahí la falta de competencia se debe al poco interés de los productores o comerciantes de ofrecer más productos debido a la baja demanda. Esos monopolios desaparecen con la integración de esas zonas a mercados más amplios y modernos. Los monopolios antisociales y que perjudican a la mayoría de los consumidores, son los llamados artificiales, que se basan en los privilegios que les otorgan leyes, subsidios gubernamentales o la prohibición de que otros potenciales fabricantes o comerciantes entren a ese sector de la economía.

No todos pierden con los monopolios, ganan los monopolistas que pueden fijar mayores precios y dar una menor calidad. También ganan los gobernantes que a cambio de mantener esos monopolios reciben subrepticiamente dinero o votos para el partido al que pertenecen. Hay socialistas que en su menosprecio a todo lo que huela a empresa privada, justifican los monopolios estatales. Se auto engañan y mienten a los demás al partir del sofisma de que esos monopolios son de la nación o de todos, como es el caso del petróleo en México.

En ningún país del mundo y en ninguna época, los monopolios, ya sean estatales o privados, grandes o pequeños, han beneficiado a las mayorías, solo a minorías que intercambian el privilegio de gozar del monopolio por dinero, favores o votos para el partido de quienes les garantizan un monopolio.

• Competencia • Subsidios • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus