LUNES, 26 DE AGOSTO DE 2013
La reforma petrolera de EPN: Sí pero... (IV)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“¿Para qué se quiere el petróleo, mercancía que es un don de la naturaleza, no el producto del trabajo humano?”


Cinco son los modelos de industria petrolera. Primero: monopolio gubernamental, sin ningún tipo de participación privada. Segundo: monopolio gubernamental, con participación privada, por medio de contratos de riesgos. Tercero: empresa gubernamental, con o sin participación de capital privado, compitiendo con otras empresas, gubernamentales o privadas. Cuarto: empresas privadas, que puede ser una (monopolio) o varias (competencia), concesionadas por el gobierno, a cambio del pago de una renta petrolera. Quinto: empresas privadas, que pueden ser varias (competencia) o una sola (monopolio), propietarias del petróleo, que explotan sin pagar renta petrolera al gobierno. ¿Cuál es el mejor?

La contestación depende de la respuesta a esta otra pregunta: ¿para qué se quiere el petróleo, mercancía que es un don de la naturaleza, no el producto del trabajo humano (por más que el trabajo humano se necesite para buscarlo, extraerlo y transformarlo)? Dos son las posibles respuestas a esta pregunta: 1) Para beneficiar de la mejor manera posible a los consumidores de petróleo y derivados, comenzando por los energéticos. 2) Para beneficiar a todos los habitantes del país en el cual se encuentran los yacimientos petroleros.

Si queremos el petróleo para beneficiar de la mejor manera posible a los consumidores, beneficio que se logra ofreciendo el petróleo y sus derivados al menor precio posible, entonces el modelo de industria petrolera que conviene es el quinto, en su primera variante: empresas privadas compitiendo entre sí, sin pagar renta petrolera al gobierno, es decir, siendo dueñas, en toda la extensión de la palabra, del petróleo que encuentren, extraigan y transformen.

Si, por el contrario, queremos el petróleo para beneficiar a todos los habitantes del país en el cual se encuentran los yacimientos petroleros, beneficios que a manera, por ejemplo, de alimentación, salud, educación (los tres pilares del capital humano), se financian con la renta petrolera (definida como lo que resta una vez que se cubrieron los costos de búsqueda, extracción y transformación del petróleo), entonces el modelo de industria petrolera debe ser aquel que maximice esa renta petrolera, que cobrará el gobierno, y que el gobierno destinará, por ejemplo, vía el gasto social, a beneficiar a todos los habitantes del país o, por lo menos, a los más necesitados. ¿Cuál de los modelos de industria petrolera es el que maximiza la renta?

Dos son, en esencia, las respuestas a la pregunta planteada: minimizar el precio para el consumidor, maximizar la renta petrolera para el ciudadano. ¿Cuál es la correcta?

Antes de responder hay que contestar, y no sólo señalar las posibles respuestas, la pregunta del objetivo de la explotación del petróleo o, dicho de otra manera, ¿para qué se quiere el petróleo?, pregunta cuya respuesta debe tomar en cuenta el hecho ya mencionado: éste, el petróleo, es un don de la naturaleza, no el producto del trabajo humano, hecho que a muchos los ha llevado a concluir que, por ello, debe explotarse con el fin de beneficiar a todos los habitantes del país en el cual se encuentran los yacimientos petroleros. Ésta, ¿es la respuesta correcta?

Continuará.

• Reforma energética

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus