MIÉRCOLES, 5 DE ABRIL DE 2006
Nosotros los buenos, ustedes los malos

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Juan Carlos Leal







“La guerra es entre ricos corruptos y pobres con principios. Estos últimos tienen el liderazgo moral, las buenas intenciones, los principios éticos. Si pierden dicen que los poderosos les han puesto una zancadilla.”


La izquierda populista gobierna hoy la mayor parte de América Latina y puede gobernar México. Nada parece detener su avance, ni los desastrosos resultados de estas administraciones, ni los tientes de dictadura o los escandalosos casos de corrupción, y es que se trata de la guerra contra los malos, nosotros lo buenos a los que no se nos ha dado el chance de tener el poder y cambiar las casa tenemos la ventaja moral sobre los malos que han creado pobres. Resulta paradójico que ese fue el motivo de la popularidad de Fox el “candidato” y hoy suenan los argumentos de López contra ese mismo gobierno.

 

La apuesta es muy clara, ustedes son los males y se enfrentan con los buenos, los que tenemos estatura moral, buenos deseos y mejores principios. Desde esta elevada tribuna se vale de todo, insultar al presidente, mentir deliberadamente, poner a funcionar a una maquinaria mediática que se alimenta a sí misma, hacer atacar directamente los actos de campaña de los demás y negarlo, decir y hacer decir acusaciones personales contra lo otros candidatos y hacerse víctimas cuando esta estrategia es usada contra ellos, en resumen decir que somos indestructibles porque somos buenos y ustedes son malos. Parece perverso, pero es lo que ha venido dando resultado en nuestra gris y aburrida carrera presidencial.

 

Porque del escándalo y hacerse víctima de los poderosos se han hecho más de una candidatura, pero más aún se alimentan los odios de la población hacia los que tienen, porque hay un gran porcentaje de la población que no tiene ni ha tenido y celebra que un candidato haga lo que ellos han querido hacer, pero además se comporta como ellos, no acepta la ley ni la justicia cuando está en su contra, pero tampoco se defiende con abogados, pues todo es un asunto político. Pero cuando quiere hacerse víctima entonces demanda y si pierde dice que los poderosos le han puesto una zancadilla, pero si gana, la victoria es moral y cuando se tiene la razón hasta los poderosos la reconocen, en fin no puede perder, es él bueno, el moralmente intachable.

 

Cuando sus allegados son mostrados ante la población con las manos sobre el dinero público y privado, se trata de un engaño, no de los medios que lo presentaron sino de los poderosos que lo acosan, pero cuando se demuestra que estaban hasta el cuello en el negocio de la corrupción se vuelve a tratar de un engaño, yo no sabia, de haber sabido no estaría en mi gobierno, pero la maquinaria se sigue moviendo y se arma todo un recurso legal desde el propio gobierno para que las penas sean mínimas y salgan libres para seguir junto al líder, pero están defenestrados públicamente, no están cerca, no aparecen, pero están.

 

Gritos y vociferaciones contra los complotistas que lo quieren ver fuera del gobierno pues estarían en peligro de sufrir venganzas, pero estos complotistas tienen más nexos con ese líder de lo que él quiere reconocer. Salinas es diabólico, robó al país, nos defraudó, y agréguele toda la lista de políticos que no están con él, pero a su lado aparecen los quizá más oscuros personajes del salinismo, el carnal Marcelo y Manuel Camacho, estos dos personajes se alimentan de plantones, ilegales, piratas y todo tipo de organizaciones “civiles” que “apoyan” a López en su deseos de convertirse en el Elector mexicano, y el “apoyo” se paga con cada vez menos espacios para los honrados y trabajadores, sólo formando parte de los grupos uno tiene los beneficios.

 

Pero ellos tienen el liderazgo moral, las buenas intenciones, los principios éticos, si al lector le suena parecido a los partidos nacionalistas europeos de los años 20 y 30 del siglo XX, no cabria ninguna aclaración, pero si no habría que dejar en claro que parece una campaña militar y no política, pero la guerra es entre ricos corruptos y pobres con principios. La pregunta sería ¿hasta donde nos va a llevar esta lucha?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus