LUNES, 24 DE FEBRERO DE 2014
1.1% (I)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Queremos que se produzcan más bienes y servicios? Se debe invertir más. ¿Queremos que la producción de mercancías crezca más? La inversión debe aumentar más.”


En 2013 el PIB, el Producto Interno Bruto, que es la producción de bienes y servicios que se realiza en un país, creció, comparando con 2012, 1.1 por ciento, clara muestra del “atorón” por el que pasó la economía mexicana el año pasado. Para darnos una idea de lo que ese “atorón” significa, y aunque la lista ya resulta un poco larga, repasemos el crecimiento del PIB en los años ya transcurridos del siglo XXI, del 2001 al 2013.

2001, menos 0.61 por ciento; 2002, 0.13; 2003, 1.42; 2004, 4.30; 2005, 3.03; 2006, 5.00; 2007, 3.15; 2008, 1.40; 2009, menos 4.70; 2010, 5.11; 2011, 3.96; 2012, 3.91; 2013, 1.06, que redondeado da el mentado 1.1 por ciento de crecimiento del PIB en 2013, primer año del gobierno Peña Nieto, cuya intención es mover a México. El año pasado, esa intención, en materia de economía, se vio seriamente frustrada.

Tres puntos a destacar. Primero: después de haber crecido 3.9 por ciento en 2012 el PIB creció solamente 1.1 por ciento en 2013, menos de dos terceras partes. Malo. Segundo: el crecimiento promedio anual del PIB entre 2001 y 2012 fue 2.17 por ciento, y el del 2013 resultó prácticamente la mitad, lo cual bajó el promedio, incluido el 2013, a 2.08. Malo. Tercero: en los tres años anteriores (2006, 2007 y 2008) a la recesión del 2009, año en el cual el PIB decreció 4.70 por ciento, el crecimiento promedio anual del PIB fue 3.18 por ciento; en los tres años posteriores (2010, 2011 y 2012) el crecimiento promedio anual del PIB fue mayor, del 4.32 por ciento, lo cual apuntaba en la dirección correcta, misma que se perdió con el “atorón” del 2013. Malo.

Vistos los números, la pregunta que hay que responder es ¿por qué en 2013 el crecimiento del PIB resultó tan mediocre?, pregunta cuya respuesta correcta demanda tener claro cuál es la causa del crecimiento, misma que no es otra más que la inversión directa, aquella que se destina a abrir o a apuntalar empresas, a producir bienes y servicios, a crear empleos, a generar ingresos. ¿Queremos que se produzcan más bienes y servicios? Se debe invertir más. ¿Queremos que la producción de mercancías crezca más? La inversión debe aumentar más. ¿No hay de otra? No, no la hay, momento de preguntar qué pasó con la inversión directa el año pasado.

Según los datos del INEGI, en noviembre del 2013 la inversión fija bruta, que es la que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, y que por ello provee la infraestructura física para llevar a cabo los procesos de producción, decreció, con relación a noviembre de 2012, 4.5 por ciento. De enero a noviembre del 2013, con relación al mismo periodo del 2012, dicha inversión decreció 2.0 por ciento. Sin duda que este comportamiento de la inversión fija bruta explica, en buena medida, los resultados del PIB, quedando por responder esta otra pregunta: ¿cuál fue la causa de los malos resultados en materia de inversión fija bruta?

Continuará.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus