Sólo para sus ojos
Abr 10, 2006
Juan Pablo Roiz

Las lágrimas mentirosas de Elenita (para ayudar a López)

Es una pena llegar a la edad de Elena Poniatowska, llevando a cuestas todavía algún prestigio, y salir en televisión haciendo un alegato lloroso y mendaz a favor de un candidato indefendible, como Andrés Manuel López Obrador.

Dice Elenita que se calumnia a López cuando se afirma que durante su gestión, al frente del gobierno del Distrito Federal, aumentó el endeudamiento de ese gobierno. Pero las cifras no mienten y el propio tesorero del gobierno capitalino, incondicional de López, admite que de 2000 a 2005 la deuda creció 51 por ciento en términos nominales y más de 21 por ciento en términos reales (descontada la inflación).

 

Y mientras la deuda del gobierno del Distrito Federal crecía, el empleo caía en el Distrito Federal y el Producto Interno Bruto del Distrito Federal se iba para abajo, al grado de que la entidad federativa con menor crecimiento –incluso crecimiento negativo del producto- en el periodo 2000-2004 es el Distrito Federal.            

 

Por cierto esta caída en el PIB del Distrito Federal –cayó 1.72 por ciento de 2000 a 2004 mientras que el PIB nacional crecía en el mismo periodo 6.38 por ciento- explica por qué el tesorero del Distrito Federal se niega a evaluar el crecimiento de la deuda de esa entidad federativa como proporción del PIB local –que es como se debe evaluar la evolución de la deuda pública: contra la capacidad de la economía productiva de generar los recursos que le deben dar servicio a la deuda- ya que en dicha comparación el crecimiento de la deuda en el Distrito Federal es más escandaloso aún y más preocupante.

 

Elenita en lugar de prestarse a hacer el papel de viejecita de voz temblorosa encariñada con López (ciega, por amor, a los desmanes de su crío), debería explicar a la opinión pública por qué plagió material del libro “Los días y los años” de Luis González de Alba –quien fuera líder estudiantil de la facultad de Ciencias de la UNAM en 1968 y preso en Lecumberri por su participación en el movimiento estudiantil- para confeccionar su exitoso libro “La noche de Tlatelolco”. Cuando Luis reclamó este plagio en “La Jornada”, lo que hicieron los directivos de ese periódico fue cesar a Luis como editorialista, echarle tierra al asunto y salvar el prestigio inmerecido de Elenita como “aguerrida intelectual”. De esas cosas no se habla porque no conviene a la sacrosanta causa del retro-progresismo, hoy tan emocionado con López.

 

Algunos datos más que Elenita no dice en su lacrimoso comercial televisivo, pagado por la campaña de López:

 

1.      La entidad de la república con mayor deuda pública por persona es el Distrito Federal: $5,166 pesos constantes por habitante en 2004 contra un promedio nacional de $1,335 pesos constantes por habitante en el mismo año y un promedio de sólo $611 pesos constantes por habitante también en 2004 en las 27 entidades del país menos endeudadas. Desde que el PRD “gobierna” el Distrito Federal, a partir de 1997, la deuda pública de la capital no ha hecho más que crecer: En 1997 cada habitante del Distrito Federal cargaba una deuda pública local de $2,883 pesos, en 2004 en pleno esplendor lopista esa deuda por persona ya era de $5,166 pesos.

 

2.      Cuando llegó López al gobierno del Distrito Federal la deuda pública de esa entidad era de $28,718 millones de pesos, para 2006 se calcula que la deuda del gobierno del Distrito Federal alcanzará los $45,608 millones de pesos. Un endeudamiento neto de casi $17,000 millones de pesos sólo durante la gestión de López (el señor peroraba todas las madrugadas ante los medios de comunicación, haciendo gracias y lanzando pullas, mientras la deuda se incrementaba).

 

3.      En el mismo lapso del reinado de López se perdieron más de 73,000 empleos en el Distrito Federal (asegurados permanentes en el IMSS) lo que arroja una caída de menos 3.62% en empleos formales, mientras que en el país en el mismo periodo hubo un avance de 0.48 por ciento. En números absolutos el Distrito Federal pasó de tener 2’024,395 empleos formales en el año 2000 a 1’951,189 empleos formales a fines de 2005, cuando López ya iba sin embozo tras la chamba de Presidente de la República.

 

4.      El Distrito Federal tiene la tasa más alta de desempleo abierto de todo el país (5.6% de la Población Económicamente Activa contra un promedio nacional de 3.6 por ciento).

 

5.      En salarios, el Distrito Federal es la segunda entidad de menor crecimiento en el país y la que registra los más altos índices de crecimiento en desigualdad social (¿primero los pobres?) durante el mismo período glorioso de López al frente del gobierno capitalino.

 

6.      La calificadora Standard and Poors señaló lo siguiente en un reporte a inversionistas acerca de las “debilidades” de la deuda del gobierno del Distrito Federal: a) Tiene un alto nivel de deuda, b) Sigue dando, el gobierno del D.F., un continuo y creciente apoyo a organismos descentralizados del mismo gobierno que tienen operaciones deficitarias, c) Falta en el gobierno planeación a largo plazo respecto del manejo y la contratación de deuda, d) La ciudad registra “altos índices de delincuencia y de congestionamiento urbano que, junto con un programa de inversión inminente, podrían presionar las finanzas en el mediano plazo”.

 

7.      En el mismo reporte, de 2003, la calificadora dice lo siguiente: “Los niveles de deuda del Distrito Federal son los más altos del país con una deuda total equivalente a 63.2% del total de sus ingresos de 2002”. Y eso, señala el mismo estudio, a pesar de que el Distrito Federal, en comparación con las demás entidades federativas, tiene las siguientes ventajas: a) Obtiene financiamiento fácilmente en los mercados porque quien responde por la deuda del D.F. es el gobierno federal, b) No tiene que afrontar gravosas erogaciones, como el resto de las entidades, para financiar la educación pública en la entidad (el gasto corre a cargo de la Federación), c) No tiene, a diferencia del resto de las entidades, que afrontar compromisos por pensiones de sus empleados públicos, ya que esos costos los asume el gobierno federal y d) Tiene “potestades tributarias más amplias que las de cualquier otro gobierno estatal o municipal” por lo que podría sufragar, mediante el cobro de impuestos, mucho de lo que hoy financia mediante deuda.

 

Nunca en toda su historia el Distrito Federal había registrado cifras tan malas en crecimiento del PIB, empleo, salarios y deuda gubernamental. Sin embargo, el candidato López –confiado en la complicidad de los medios de comunicación y de periodistas bien aceitados con dinero de los contribuyentes- ofrece crear empleos, mejorar los salarios, disminuir la desigualdad, aumentar la producción. Elenita tendrá que echar mano de toda su convenenciera ingenuidad y algo más para poder creerle a López.

 

Qué pena terminar así, haciendo esos papelitos!



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia