JUEVES, 15 DE MAYO DE 2014
Prohibido prohibir y pedir permisos

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Debe haber una ley que prohíba prohibir sin base en un beneficio social mayor al costo de la prohibición y que finque responsabilidades al funcionario que prohíba o pida un permiso sin causa o razón suficiente.”


Prohibir algo que daña a los miembros de una sociedad  para mejorar la convivencia entre los seres humanos es una opción válida; sin embargo, prohibir a la ligera y sin razón suficiente tiene consecuencias sociales adversas: un no pase, no tome fotos, no se estacione, no produzca, no consuma, no comercialice, no exporte, no importe, no crezca o no compre más empresas sin permiso, complican y encarecen la convivencia social.

A muchos legisladores y funcionarios les encanta prohibir pues les da poder, mientras no son afectados por sus prohibiciones o se convierten en un simple ciudadano.

En un régimen democrático se parte del principio que los ciudadanos pueden hacer todo lo que quieran menos aquello que les esté expresamente prohibido; mientras las autoridades solo pueden intervenir en aquello que les esté expresamente permitido. Ese principio se maneja inversamente en las dictaduras, donde el gobernante hace lo que quiere y le dicta al ciudadano lo que puede hacer.

En el caso de México y otros países, que son teóricamente democracias, las crecientes prohibiciones, muchas absurdas, otras obsoletas y la mayoría con un costo mayor al beneficio social, reducen las libertades de los ciudadanos. Si con prohibir que aumenten los precios y se paguen salarios bajos, mejoraran los niveles de vida tendríamos un mundo sin pobres. Esas prohibiciones no solo incumplen con sus fines teóricos sino causan efectos contrarios: escasez, mayores precios, más desempleados y menores salarios reales.

Los actuales legisladores y funcionarios deben revisar las prohibiciones provenientes de leyes, reglamentos, circulares o de una simple ocurrencia de un prepotente director de una dependencia gubernamental y derogar aquellas que no tienen un claro beneficio social, molestan innecesariamente al ciudadano, incentivan la corrupción y elevan los costos de transacción a empresas. Debe haber una ley que prohíba prohibir sin base en un beneficio social mayor al costo de la prohibición y que finque responsabilidades al funcionario que prohíba o pida un permiso sin causa o razón suficiente.

• Intervencionismo • Regulación

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus