LUNES, 9 DE JUNIO DE 2014
¿Seguimos en recesión?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Resulta que, según el Indicador Coincidente, en marzo (último mes reportado por INEGI), seguíamos en recesión, pero, según el Adelantado, no, lo cual plantea esta pregunta: ¿cuál es el bueno?”


Dado el método que usa para determinar el ciclo de la actividad económica, en base a los indicadores coincidente y adelantado, el INEGI define la recesión (con una redacción por demás confusa) como la situación en la cual “el componente cíclico del Indicador está decreciendo y se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo”, definición que plantea, a partir de los últimos datos, la siguiente pregunta: la economía mexicana, ¿sigue en recesión?

En febrero el Indicador Coincidente, que “refleja el estado general de la economía” (indica lo que pasó), se localizó por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.7 puntos (100 puntos corresponde a la tendencia de largo plazo), lo que representó una variación de menos 0.04 puntos respecto al mes anterior, lo cual correspondió, según la definición del INEGI, a una situación de recesión.

Según el reporte de febrero, para marzo el Indicador Adelantado (dado que es un indicador adelantado en febrero se reporta el de marzo, en marzo el de abril, y así mes tras mes), “que busca señalar anticipadamente la trayectoria del Indicador Coincidente” (indica lo que puede pasar),se ubicó por debajo de su tendencia de largo plazo al observar un valor de 99.8 puntos y una disminución de 0.04 puntos con respecto al mes de febrero, lo cual correspondió, nuevamente, y siempre según la definición del INEGI, a una situación de recesión.

En marzo el Indicador Coincidente se situó por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.6 puntos, lo que significó una variación de menos 0.05 puntos respecto al mes anterior, lo cual correspondió, según la definición del INEGI, a una situación de recesión. Por su parte, según el reporte de marzo, para abril el Indicador Adelantado se ubicó, con 99.9 puntos, por debajo de su tendencia a largo plazo, correspondiendo ello a un aumento de 0.03 puntos respecto al mes anterior, lo cual ya no correspondió a una situación de recesión, sino a una de recuperación, que el INEGI define así: cuando el componente cíclico del Indicador está creciendo (amentó 0.03 puntos) y se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo (en 99.9 unidades, siendo que la tendencia a la largo plazo corresponde a los 100 puntos).

En marzo, y cito del comunicado del INEGI, “el Indicador Coincidente observó un comportamiento similar al difundido el mes precedente (situación de recesión)[1], mientras que el Indicador Adelantado mejoró respecto a lo publicado el mes anterior (situación de recuperación)[2]”.

Resulta que, según el Indicador Coincidente, en marzo (último mes reportado por INEGI), seguíamos en recesión, pero, según el Adelantado, no, lo cual plantea esta pregunta: ¿cuál es el bueno?

_____

[1] Paréntesis mío.

[2] Idem.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus