VIERNES, 4 DE JULIO DE 2014
Hace un siglo

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año

Arturo Damm
• Un año: lo bueno, lo malo (II)

Víctor Hugo Becerra
• Narcoterrorismo en México


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“¿Podría repetirse esta historia de horror en el siglo XXI?”


La semana pasada se cumplieron cien años del regicidio del Archiduque Francisco Fernando de Austria, presunto heredero de la corona del Imperio Austro-Húngaro, acontecimiento que habría de desembocar en la horrorosa 1ª Guerra Mundial y en el fin de una era de globalización y progreso que había durado desde el fin de Napoleón I.

Con ese motivo, he estado releyendo algunos textos clásicos sobre cómo pudo ser que los líderes de una Europa que era incuestionablemente el vértice de la civilización y del progreso económico de la época, fueran tan irresponsables como para embarcarse en lo que se convirtió en un suicidio colectivo de proporciones macabras.

Mi dilecto amigo David Goldman (a “Spengler”) ha contribuido lúcidamente a esta reflexión con un texto (http://www.atimes.com/atimes/World/WOR-01-300614.html) que considero indispensable para comprender cabalmente la inevitabilidad de lo sucedido, que resumo a continuación:

  1. La economía y la población de Alemania crecían a un ritmo mucho más rápido que las de sus vecinos, que respondieron intentando cercar su territorio.
  2. Con una población estancada y una creciente inferioridad numérica, Francia veía esfumarse su posibilidad de recuperar los territorios de Alsacia y Lorena perdidos ante Alemania en la Guerra de 1870.
  3. Alemania no podría operar su plan de vencer con celeridad a Francia, que tenía una alianza con Rusia, si se le daba tiempo a los rusos de construir las líneas de ferrocarril hacia su frontera occidental.
  4. El Imperio Austro-Húngaro no sería capaz de sostener el fragmentado equilibrio étnico en sus territorios de no imponer un castigo ejemplar a Serbia por el asesinato del heredero al trono ocurrido en su territorio.
  5. Rusia no podría mantener el dominio sobre los segmentos más florecientes de su imperio –Polonia, Ucrania, los estados Bálticos y Finlandia- de permitir que Austria humillara a sus aliados fraternos de Serbia impunemente.
  6. Inglaterra no podía tolerar que se rompiera del equilibrio de fuerzas en el continente europeo si Alemania despachara a Francia, además de su compromiso de defender la neutralidad de Bélgica y Holanda claves para su supremacía  naval.

Como nos dice la teoría de juegos, cada uno de estos países hubiera estado mejor evitando participar en el conflicto pero ello hubiera conllevado tirar por la borda todo reclamo a un predominio nacional que parecía esencial para todos ellos, en adición a que sus acciones respondían también a la estrategia bélica que cada uno suponía sería adoptada por sus rivales.

El cuidadosamente concebido plan alemán de “envolver” a Francia y derrotarla en 40 días, implicaba la invasión de Bélgica, que se suponía recibiría a los germanos sin oposición –primer error-, de tal naturaleza que “el soldado al extremo de su flanco derecho, debía tocar con la manga de su uniforme el Canal de la Mancha.”

Este brillante designio no se ejecutó como lo concibió Alfred Von Schlieffen, jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas germanas hasta 1906, pues quienes operaron el mando de la acción bélica debilitaron el flanco derecho de su línea de ataque para reforzar el frente contra Rusia, lo que al final no fue necesario para derrotar a sus ejércitos, y por haber desdeñado el potencial contrataque de los aliados en Francia.

Al fracasar el plan, la guerra se pasmó en un combate interminable y sangriento que no tenía para cuando acabar, hasta que Estados Unidos entró al conflicto debido a la increíble estupidez de los alemanes que invitaron a un México en plena revolución en 1917, a unirse a Alemania a cambio de recuperar sus territorios perdidos en 1848.

El famoso telegrama Zimmermann fue interceptado y decodificado por los ingleses, con lo que forzaron al presidente de EU, Woodrow Wilson, quien se había relecto en 1916 con la promesa de no involucrarse en la guerra europea, a intervenir, con lo que el equilibrio bélico se rompió en contra de Alemania y sus aliados.

Así, la intervención armada de EU rompió el impasse de las trincheras y condujo al fin del conflicto mucho antes de lo que hubiera sido posible sin su concurso, pero la torpe participación de Wilson en la conferencia que definió los términos de la paz, arrastró al desastroso Tratado de Versalles.

Sus terribles secuelas incluyeron el surgimiento de nacionalismos extremos y de regímenes totalitarios de ideologías radicales, al colapso de la globalización económica y del laissez-faire, y al desprestigio de la democracia y de la preminencia de la libertad individual frente a un Estado todopoderoso, intervencionista y represor.

¿Podría repetirse esta historia de horror en el siglo XXI?

• Liberalismo • Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus