LUNES, 7 DE JULIO DE 2014
Competitividad, otro serio problema

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Una cosa es que las reformas tardarán años en dar resultados, y otra que no seamos capaces de mantener los resultados (buenos o malos) ya obtenidos.”


El Pesos y Contrapesos del viernes 27 de junio lo titulé “Productividad, serio problema”, y califiqué a la productividad, que defino como la capacidad para hacer más con menos, o, dicho de otra manera, como la facultad para producir más bienes y servicios a menor costo de producción, como serio problema a partir de los resultados del Índice global de productividad laboral de la economía (INEGI), con base tanto en horas trabajadas como en el personal ocupado, siendo que en ambos casos, y para todo efecto práctico, no ha habido mayor avance: en el primer trimestre del año los resultados fueron, prácticamente, los mismos de hace un año, mismos que, dicho sea de paso, no fueron nada sobresalientes.

En este artículo paso de la productividad a la competitividad, en concreto a la competitividad del país (otra es la de las empresas), que defino como la capacidad para atraer (que los capitalistas decidan invertir en México), retener (que los capitales ya invertidos en México se queden invertidos en México) y multiplicar (que las utilidades obtenidas por las inversiones hechas en México se reinviertan en México) inversiones directas (que son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos), de las cuales depende, de entrada, el crecimiento de la economía. Esta es la relación: a mayor competitividad del país más inversiones directas; a más inversiones directas mayor crecimiento de la producción; a más producción menos escasez; a menos escasez mayor bienestar. Esto último (mayor bienestar) depende de lo primero (mayor competitividad).

¿Cómo vamos en materia de la competitividad del país? Según los datos del Instituto Mexicano para la Competitividad, con base en los datos del IMD Business School[1], y considerando a 60 naciones, ésta ha sido la evolución de la posición de México en la materia: 2010, lugar 47; 2011, posición 38 (avance); 2012, lugar 37 (avance); 2013, posición 32 (avance); 2014, lugar 41 (retroceso).

El índice contempla cuatro grandes rubros: desempeño económico; eficiencia del gobierno; eficiencia de los negocios; infraestructura, y ésta es la evolución de la posición de México en cada uno de ellos en el 2014. Desempeño económico: 2013, lugar 14; 2014, posición 18. Eficiencia del gobierno: 2013, lugar 29; 2014, posición 41. Eficiencia de los negocios: 2013, lugar 33; 2014, posición 41. Infraestructura: 2013, lugar 49; 2014, posición 51.

Ya se ve porqué a este artículo lo he titulado “Competitividad, otro serio problema”, problema en competitividad que, sumado al problema en productividad, da como resultado un problemón. Y no confundamos: una cosa es que las reformas tardarán años en dar resultados, y otra que no seamos capaces de mantener los resultados (buenos o malos) ya obtenidos.

____________

[1] IMD World Competitiveness Yearbook 2014.

• Competencia • Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus