MIÉRCOLES, 30 DE JULIO DE 2014
¿Capitalismo salvaje o arrebatinga salvaje?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Estados Unidos ha dejado de ser el paraíso de la libertad, de las grandes oportunidades, de los audaces exploradores que buscan lograr el antiguo sueño americano, para convertirse en una nación de takers (mantenidos).”


Para nadie es un secreto mi frontal oposición al gobierno de Barack Obama en los EEUU. Lo expongo constantemente de todas las formas que están a mi mano en esta era de las comunicaciones cibernéticas, y no estoy solo en este particular ejército. Hace unas semanas se dio a conocer una encuesta que califica a Obama como el peor presidente en la historia de ese país. Son tantos los motivos de mi rebelión que requeriría de varios libros para exponerlos. Sin embargo, hay uno que particularmente ha estacado el país y lo ha hipotecado en algo que futuras generaciones deberán de lidiar.

Argumentando el presidente lo injusto de la sociedad americana, se ha tirado a castigar a los que producen para, como él lo afirma, todos tengan "a fair share" del sueño americano cuando, usando sus poderes que le dan las órdenes ejecutivas a su alcance, ha construido una economía que cada día se asemeja más y más, a la de los países socialistas del siglo 20. Impuestos, regulaciones, mandatos, burocracia, son algunas de las armas utilizadas para enviar los EEUU hasta el puesto #15 del índice de libertad económica que antes lideraba.

Veamos qué tan injusta es la sociedad y la economía de EEUU que a nivel mundial se le califica como el horripilante ogro neoliberal.

Después de leer un interesante artículo de Mari Noya, me llevó a la compra de un excelente libro de Nicholas Eberstadt titulado; "The Land of the Free". El autor denuncia cómo los EEUU ha dejado de ser el paraíso de la libertad, de las grandes oportunidades, de los audaces exploradores que buscan lograr el antiguo sueño americano, para convertirse en una nación de takers (mantenidos) dejando en entre dicho esa noción de un cruel país que, entre otras cosas, no tiene compasión ni siquiera para los millones de invasores que han cruzado sus fronteras de forma ilegal, perdón, indocumentada.

Afirma Noya: "The Land of the Free ya no es the home of the braves sino, insistiendo, el paraíso de los mantenidos, de los que saben cómo sacar la leche a las tetazas del Estado, que no suelen ser los que más lo necesitan sino los más vivos y los amigachos de los vaqueros, o sea de los políticos profesionales de turno y de los miembros de la sacrosanta casta burocrática dando vida al “Public Choice” de Buchanan. Esto no es, viene a decir Eberstadt, sin dejar de pensar en los Founding Fathers… ¡y hasta puede que en la madre del padre del monstruoso New Deal, FDR, una tibia nena si se le compara con algunos, bastantes de sus sucesores!"

En los últimos cincuenta años, el aparato estatal americano ha experimentado una transformación radical y fundamental muy lejana del sueño de sus padres fundadores. El Estado norteamericano de hoy sería difícilmente reconocible incluso para Franklin Delano Roosevelt, y mucho menos para Washington, Adams, Franklin, Abraham Lincoln o para Thomas Jefferson.

Se ha transformado el Estado y se ha transformado la sociedad, que ya no parece empeñada en poner límites al poder y en la búsqueda privada de la felicidad sino en pedir prebendas, garantías, protecciones, derechos de esos que consisten en despojar al prójimo, que más que como semejante es visto como el gran pagano cuando, con su grito del fare share, son obligados a pagar los platos rotos los inocentes. El grito libertario Leave us alone! (déjenos en paz) se ha trocado en un estruendoso "dame, dame, dame y como afirmaba Milton Friedman, el estado ha ido día a día, tomando control de la economía. En este proceso de cebar al Leviatán han participado republicanos y demócratas pero, Obama, ha sido la estrella más brillante del colectivismo.

Vamos con los datos en la mano la transformación parasitaria de los EEUU:

De la moral del trabajo se ha pasado a la del dame, dame y dame, insiste Eberstadt, que aporta más datos horrorizaste:

Todo esto, en un país que no ha vivido guerras en su territorio desde hace siglo y medio y que disfruta de una calidad de vida excepcional; en un país donde la esperanza de vida al nacer ha crecido 9 años entre 1960 y 2009 y donde el porcentaje de fallecimientos entre los individuos con entre 18 y 65 años ha caído del 26 al 15 en el mismo periodo.

Eberstadt, amargado, se teme que a la célebre Declaración de Independencia le sustituya la Declaración de Dependencia, y en lugar de un país de fieros soldados de la libertad, ha pasado a ser una legión de mantenidos quienes, liderados por un presidente que no respeta ni el estado de derecho, sin importarles la advertencia de Marshall: "El poder para expropiar ingresos vía impuestos, es el poder para destruir," empujan el país hacia la mediocridad.

• Liberalismo • Intervencionismo • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus