LUNES, 1 DE SEPTIEMBRE DE 2014
La reforma fiscal pendiente (I)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“De las seis reformas institucionales relacionadas con la economía –laboral, financiera, de competencia, de telecomunicaciones, energética y fiscal– todas, perfectible cada una, apuntan en la dirección correcta, salvo en el caso de la fiscal, que agravó el engendro fiscal que padecemos.”


De las seis reformas institucionales (ésta, institucional, es la palabra correcta, no estructural) relacionadas con la economía –laboral, financiera, de competencia, de telecomunicaciones, energética y fiscal (ésta, fiscal, es la palabra correcta, no hacendaria)– todas, perfectible cada una, apuntan en la dirección correcta, salvo en el caso de la fiscal, que agravó el engendro fiscal que padecemos, tanto por el lado de los ingresos del gobierno, impuestos y deuda, como por el frente del gasto gubernamental, que se divide en tres grandes rubros. Primero, gasto social: protección social; educación; salud; vivienda y servicios a la comunidad; protección ambiental; recreación y cultura. Segundo, gasto económico: combustibles y energía; transporte; actividades agropecuarias, silvícolas, caza y pesca; ciencia, tecnología e innovación; asuntos económicos, comerciales y laborales; comunicaciones y turismo; minería, manufacturas y construcción. Tercero, gasto en gobierno: justicia; seguridad nacional; asuntos de orden público y seguridad interior; asuntos financieros y hacendarios; coordinación de las políticas gubernamentales; legislación; relaciones exteriores.

La contrarreforma fiscal no fue otra cosa más que un alza de impuestos, con el fin de recaudar más para gastar más, olvidando el objetivo general de las reformas institucionales: elevar la competitividad del país, definida como la capacidad de la nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos, inversiones directas de las cuales depende el crecimiento de la economía, medido por el comportamiento de la producción de bienes y servicios. La competitividad de un país depende, entre otras muchas variables, ¡pero de manera muy importante!, de los impuestos, de tal manera que podemos establecer la siguiente relación: a más impuestos menor competitividad y, por ello, menos inversión directa y menor crecimiento.

A lo largo del primer semestre de 2013 el cobro de impuestos del Gobierno Federal sumó 789 mil 187 millones de pesos. Un año después, entre enero y junio pasados, la recaudación alcanzó los 923 mil 864 millones de pesos, lo cual dio como resultado un aumento, en términos reales, del 12.7 por ciento, lo cual hizo posible que el gasto del Gobierno Federal creciera, en términos reales, y comparando enero – junio del 2014 con enero - junio de 2013, en 11.2 por ciento. ¿En cuánto creció, en términos reales, la producción de bienes y servicios, comparando el primer semestre de 2014 con el mismo período del 2013? 1.8 por ciento.

¿Hasta qué punto la contrarreforma fiscal, que agravó el engendro tributario que padecemos, no le restará eficacia a las otras cinco reformas institucionales en la tarea de elevar la competitividad del país, con el fin de que se invierta más y se logre un crecimiento económico, sostenido, del 5 por ciento? Y sobre todo, ¿hay alternativas?

Continuará.

• Reformas estructurales • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus