MIÉRCOLES, 29 DE OCTUBRE DE 2014
Emprendedor definiendo al estatista (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“"Siempre he encontrado al capitalismo fácil de entender y tan natural como caminar o respirar. Es un modelo económico que se enfoca en el crecimiento y permite al individuo la oportunidad de usar los talentos que Dios le dio. El éxito se puede alcanzar y el fracaso tolerar: en pocas palabras, así debería funcionar el mundo"”


Conocí a Theodore Forstmann en el club Yale en la ciudad de Nueva York cuando, un amigo de ambos, Jude Wanninsky, ofreciera una cena para los clientes de su empresa, Polyconomics. Compartimos la misma mesa y sin saber de quién se trataba, inicié una larga conversación con él desde que detectara la llamarada de sus ideas libertarias. Ya entrada la noche me enteraba que se trataba nada menos de Teddy Forstmann, el presidente de Forstmann, Little & Company.

Forstmann, Little & Company era en esos momentos uno de los Bancos de Inversión más importantes del mundo y Theodore, su presidente, billonario, libertario de hueso colorado, soltero y galán quien contara en su expediente relaciones con la Princesa Diana, Elizabeth Hurley y la hermosa modelo Padma Lakshmi. Durante el resto de la velada nuestra conversación se haría más intensa y sería el inicio de una buena amistad la cual, debido a mis seguidos viajes a Nueva York en esa época, tuve la oportunidad de seguir cultivando.

En nuestras reuniones los temas sobre la mesa más que financieros eran disecciones de nuestras ideas libertarias, cuando él ya formaba parte del consejo del Cato Institute, una de las organizaciones libertarias más prestigiadas del mundo. En cierta ocasión me comentaba el haber recibido una solicitud del presidente de Cato para llevar a cabo una reflexión acerca de ese maligno cáncer que afecta las economías, el empresario estatista, y abría la conversación con la siguiente declaración:

“Posiblemente, debido a que nunca fui entrenado apropiadamente en una escuela de negocios, siempre he encontrado al capitalismo fácil de entender y tan natural como caminar o respirar. Es un modelo económico que se enfoca en el crecimiento y permite al individuo la oportunidad de usar los talentos que Dios le dio. El éxito se puede alcanzar y el fracaso tolerar: en pocas palabras, así debería funcionar el mundo.

Así que cuando Ed Crane me pidió que hablara sobre el empresario estatista, inmediatamente dos cosas me golpearon. La primera fue la teórica contradicción de términos ya que la mayoría de ciudadanos comunes, equipararían la palabra empresario con capitalista, no con estatista. La segunda es que sería difícil encontrar algo bueno que decir sobre este particular grupo. Pero voy a iniciar con una cita de Domingo Cavallo, Ex Ministro de Finanzas de Argentina:

"Cada Peso," dijo Cavallo "es un contrato entre el gobierno y el poseedor del peso. Ese contrato garantiza que cada peso -como unidad de valor por la que el poseedor ha trabajado duro para obtenerlo- valdrá lo mismo mañana que hoy. Si el gobierno rompe este contrato, está rompiendo la ley. El único papel del gobierno en la economía debería ser el de garantizar la integridad de las transacciones de mercado."

Esa era una declaración simple de un hombre formado por sí mismo, pero revolucionaria porque su premisa de un gobierno pasivo y limitado difiere radicalmente del papel activista que hoy día asume.

Pero estos son tiempos revolucionarios, y la revolución verdadera es la que alcanza más allá de las políticas y el partidismo para desafiar algunas suposiciones básicas de la forma en que opera el mundo. El ex vocero de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, ha advertido que "Las empresas estadounidenses no pueden ganar en el mercado si ellas admiten la derrota en la guerra de ideas." Las líneas de batalla de esa guerra no están trazadas tanto entre conservadores y liberales, como lo están entre dos visiones del mundo diametralmente diferentes.

La visión estatista del mundo (Forstmann): Una visión comienza y termina con el gobierno. Es la de una sociedad estatista en la cual el gobierno controla la mayoría de las relaciones humanas, económicas y de otra índole. La otra visión comienza y termina con el individuo. Es la de una sociedad civil en la cual las personas se organizan entre ellas a través de la asociación voluntaria y el intercambio. La sociedad estatista le promete felicidad a cambio de la mejor parte de su libertad. La sociedad civil solamente le garantiza su libertad. La felicidad depende de cada quien.

Quizás podamos entender el impulso estatista a favor de los carentes de experiencia o de educación, los discapacitados, los que no tienen libertad, la niñez y los enfermos. Pero, ¿por qué escogería el empresario negociar su capital más precioso: la libertad?

Sería fácil descartar al empresario estatista como un bribón o un tonto. La triste verdad es que no es ninguno de los dos. Hay que recordar lo que Voltaire dijo una vez: "Es peligroso en lo estar correcto cuando el gobierno está equivocado." El empresario estatista simplemente está haciendo su trabajo. Probablemente él es solo parte de una gran corporación. El no hizo las reglas; solo las sigue. El no pregunta por qué el gobierno tiene todas las cartas, simplemente acepta la mano que le dieron. Para jugar seguro, el empresario burocrático le sigue el juego.

Pero al unírsele, en vez de pelear en contra de las fuerzas de un gran gobierno activista, él se vuelve parte del problema. De hecho, se vuelve una parte significativa del problema al cual contribuye en tres formas. Número uno: él es un conservador y no un creador. Número dos, es un grupo de presión. Y número tres, él es utilizado como un argumento en contra del capitalismo, aunque él no es un capitalista en absoluto.

El empresario estatista es conservador en el sentido más literal de la palabra. Es un vigilante, no un tomador de riesgos. Raramente es el propietario de su propia empresa, valora más la permanencia que el crecimiento. En su misión de preservar, busca la protección del estado en lugar de lo que Schumpeter llamó "el vendaval perenne de la destrucción creativa". Puesto en forma sencilla, él quiere que el gobierno le garantice seguridad sin riesgos, la oportunidad de sobresalir sin la posibilidad de fracasar.

El taxista, el de la lavandería y el peluquero no pueden operar de esta forma. Ellos no tienen departamentos de contabilidad; no pueden darse el lujo de contratar abogados ni activistas. El pequeño empresario está en el suelo mientras que el gran empresario está volando a 50,000 pies sobre él y a esa altitud no se ven individuos, se ven conjuntos. El peluquero no trata con conjuntos, trata con facturas de electricidad, suministros y clientes. Como George Burns dijo una vez "Es muy malo que las únicas personas que saben cómo manejar el país, estén demasiado ocupadas manejando taxis y cortando el pelo."

Dado que la cultura corporativa es esencialmente conservadora –la aversión al riesgo, la resistencia al cambio- cualquiera pensaría que el empresario estatista se convertiría rápidamente en una víctima en nuestra economía siempre cambiante. Si estuviésemos operando en un verdadero mercado libre, así sería. Pero él se ha comprado un seguro en contra de las eventualidades.

• Liberalismo • Libertad económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus