LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014
La irresponsable y populista Ley de Ingresos

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Más gasto público con poca o nula rendición de cuentas, en combinación con mayor endeudamiento y poco crecimiento de la economía será, de no corregirse esta estrategia de política económica equivocada, la bomba que le estalle al actual gobierno.”


Recientemente se aprobó la Ley de Ingresos en el Congreso. El Pleno del Senado de la República aprobó el dictamen de Ley de Ingresos 2015, con una estimación recaudatoria de 4 billones 694 mil 677 millones de pesos. A estos cambios se adiciona el ajuste al precio de la mezcla de crudo mexicano que pasó de 81 dólares aprobados por la Cámara de Diputados a 79 dólares, como precio ponderado acumulado del barril de petróleo crudo de exportación, los cuales, de acuerdo a la perspectiva darán al gobierno ingresos por cuatro billones 694 mil 677.4 millones de pesos; además, como resultado de estos ajustes, la recaudación federal participable se estimó en dos billones 312 mil 918.2 millones de pesos.

El documento avalado coincide con los diputados para incrementar la estimación del tipo de cambio de 13 a 13.4 pesos por dólar estadounidense y mantiene la propuesta de que el monto autorizado de endeudamiento interno sea hasta por 595 mil millones de pesos y el externo de seis mil millones de dólares y mantiene los términos y condiciones en la contratación de deuda pública para el Distrito Federal asciende a cinco mil millones de pesos.

Se autoriza al Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para contratar y ejercer créditos y otras formas del ejercicio del crédito público, incluso mediante la emisión de valores, hasta por un monto de 595 mil millones de pesos.

Como siempre, puras “cuentas alegres”. Increíble, ante la espectacular tendencia a la baja de los precios del petróleo, se decidió estimar su precio en 2015 en 79 dólares (es la primera vez que el Congreso le revira al Ejecutivo Federal su precio original estimado en 82 dólares). Vaya, hasta el desastroso gobierno venezolano de Nicolás Maduro fue más cauteloso y decidió calcular su presupuesto con base en un precio del barril de petróleo en 60 dólares.

Se ejercerán, en números redondos, poco más de 4 billones y medio de pesos. El gobierno mexicano gasta mucho y gasta mal. Estos recursos están en su mayoría etiquetados y son para sostener al gigantesco aparto gubernamental y sus clientelas. El gasto público de inversión es minoría y no cumple en la mayoría de las veces con los criterios de rentabilidad social (análisis costo-beneficio).

Nuestros gobernantes, definitivo, le apuestan a más irresponsable endeudamiento público. Se sacan de la manga caprichosos precios del petróleo y niveles de tipo de cambio. Creen falsamente que el gasto público sin ton y son es el motor de la economía. Se ve que no recuerdan a los desastrosos sexenios populistas de LEA y JOLOPO. El keynesianismo más ramplón y ridículo. La economía crece muy poco y los políticos desbocan el gasto público. 

Entre 1997 y 2012 el gasto público creció 108 por ciento, ¡108 por ciento!, en términos reales, pero muchos indicadores económicos muestran estancamiento o retroceso[1] . En contraste, ¡la economía mexicana creció en promedio menos del 2% en dicho periodo! Vaya irresponsabilidad de los gobiernos populistas, clientelares y gastalones.

El gasto en desarrollo social se triplicó en dicho periodo, pero hoy 50 por ciento de la población permanece por debajo de la línea de pobreza. Quien no recuerda al expresidente Calderón presumiendo que en su mandato el gasto social se había expandido sin precedente alguno. Políticos de derecha e izquierda son lo mismo cuando se trata de temas de pobreza, creen falsamente que la pobreza se acaba con más dádivas gubernamentales. El populismo con los pobres es tan bueno que los multiplica.

Y en este tenor, mayor presupuesto público del gobierno es puro derroche y sirve muy poco para generar externalidades positivas que estimulen a la inversión privada.

La Cámara de Diputados solamente puede modificar entre 6 y 10 por ciento del proyecto de presupuesto que envía el Ejecutivo. Se trataría como si el 90 por ciento del proyecto de presupuesto fuera un cheque en blanco que se otorga al Gobierno Federal y los legisladores se concentran básicamente en este 10 por ciento de la llamada bolsa negociable.

El resto se considera inevitable o ineludible. Ineludible porque incluye partidas de salarios, pensiones, subsidios, transferencias a Estados de la República y deuda pública (resultado de la obesa, inútil y gigantesca burocracia que tenemos). El 90 por ciento restante, el ineludible, prácticamente no es analizado, no es revisado, no es discutido.

Así las cosas, a mayor gasto público, mayor corrupción de los gobernantes, y lo peor, mayores impuestos para los mexicanos más productivos que tenemos que cargar con todos los parásitos que viven a costa del presupuesto (no sólo el gobierno, también empresarios que viven de la ubre gubernamental).

Más gasto público con poca o nula rendición de cuentas, en combinación con mayor endeudamiento y poco crecimiento de la economía será, de no corregirse esta estrategia de política económica equivocada, la bomba que le estalle al actual gobierno.

Y como siempre, los contribuyentes cautivos y los más pobres terminarán pagando los excesos presupuestales de los gobernantes. Para llorar.

___________

[1] Datos de la consultora Integralia, que preside Juan Carlos Ugalde

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus